La Asociación Internacional de Hidroelectricidad ha presentado su informe Hydropower Status Report 2020. El año pasado se pusieron en funcionamiento aproximadamente 15,6 GW de nueva capacidad instalada hidroeléctrica (incluyendo las centrales hidroeléctricas de almacenamiento por bombeo), lo que eleva la capacidad instalada total del mundo a 1.308 GW. Durante 2018 se habían puesto en marcha 21,8 GW.

Brasil se posicionó en el primer lugar con 4919 MW; China en segundo puesto con 4170 MW; Laos 1892 MW; Bhutan 720.

El siguiente grafico muestra la capacidad hidráulica instalada total en GW incluyendo las centrales de bombeo de los 20 principales países, en 2019.

La región de Asia oriental y el Pacífico una vez más mantuvo su posición como la de mayor crecimiento el año pasado, con 6,5 GW de nueva capacidad instalada de energía hidroeléctrica. Le siguieron Sudamérica (5,2 GW), Asia Central y del Sur (2,3 GW), África (0,9 GW), Europa (0,7 GW), y América del Norte y Central (0,07 GW).

Como se puede ver en la tabla de la página siguiente, cincuenta países agregaron nueva capacidad instalada de energía hidroeléctrica en 2019. Los países con los mayores incrementos individuales en la capacidad instalada fueron Brasil (4,9 GW) y China (4,2 GW). Entre los cinco primeros se encuentran Laos (1,9 GW), Bután (0,7 GW) y Tayikistán (0,6 GW).

Una fuente limpia de electricidad

La energía hidroeléctrica es la fuente más grande del mundo de generación de electricidad renovable. En 2019, la generación de electricidad a partir de energía hidroeléctrica alcanzó un estimado de 4.306 TWh, estableciendo la mayor contribución de una fuente de energía renovable.

Centrales hidroeléctricas de bombeo: la batería de agua del mundo

El almacenamiento de energía en forma de centrales hidroeléctricas de bombeo (PSH por las siglas de Pumped Storage Hydropower), la «batería de agua» del mundo, es una tecnología probada que ha evolucionado continuamente para adaptarse a las necesidades de los sistemas de energía cambiantes.

La hidroeléctrica de bombeo representa actualmente más del 94% de la capacidad de almacenamiento de energía mundial instalada, y más del 96% de la energía almacenada en aplicaciones a escala de red.

De manera crucial, el almacenamiento por bombeo ayuda a manejar la intermitencia y la estacionalidad de las fuentes de energía renovable variable (VRE por las siglas de Variable Renewable Energy) como la eólica y la solar. La flexibilidad que puede proporcionar mediante su almacenamiento y los servicios auxiliares de la red, es cada vez más importante para asegurar que el suministro de energía satisfaga la demanda en múltiples escalas de tiempo.

Mejorada por los últimos avances tecnológicos, la hidroeléctrica de bombeo también proporciona flexibilidad mediante la inercia del sistema, el control de frecuencia, la regulación del voltaje, el almacenamiento y la energía de reserva con cambios rápidos de modo, y la capacidad de arranque en negro.

Todo esto es vital para apoyar la proporción cada vez mayor de energías renovables intermitentes en la red. La hidroeléctrica de bombeo sobresale particularmente por su larga duración de descarga y su alta capacidad de potencia que será crucial para evitar la reducción de las energías renovables intermitentes, reducir la congestión de la transmisión y reducir los costos generales y las emisiones en el sector de la energía.

Además, la hidráulica de bombeo goza de varias ventajas claras respecto de otras formas de almacenamiento de energía debido a su larga vida útil, su bajo costo durante la vida útil y su independencia de la disponibilidad de materias primas.

Múltiples estudios han identificado un enorme potencial para los emplazamientos de centrales hidráulicas de bombeo en todo el mundo y hay cada vez más investigaciones sobre la adaptación de este tipo de centrales en minas en desuso, cavernas subterráneas, presas que no producen energía y centrales hidroeléctricas convencionales, lo que representa un enorme potencial sin explotar de capacidad de almacenamiento de energía por bombeo.

Como resultado del resurgimiento del interés en las centrales de bombeo en todo el mundo, se estima que la capacidad global de esta tecnología crecerá en 78 GW para 2030, considerablemente más que otras formas de tecnologías de almacenamiento de energía.

Sin embargo, las regulaciones del mercado y los marcos de políticas todavía no incentivan esta tecnología. La flexibilidad y los servicios de almacenamiento que ofrece la hidráulica de bombeo aun no se valoran adecuadamente. En consecuencia, la falta de un argumento comercial sólido ha obstaculizado la inversión del sector privado en el desarrollo de esta tecnología, como se pone de manifiesto en la baja tasa de crecimiento de la capacidad instalada de centrales hidráulicas de bombeo en todo el mundo en 2019. El año pasado sólo se añadieron 304 MW de nueva capacidad de almacenamiento por bombeo, ya que algunos proyectos en China no cumplieron sus plazos.

Capacidad instalada de centrales hidráulicas de almacenamiento por bombeo (GW)  de los 10 primeros países a nivel mundial y del resto del mundo en 2019.