11 de octubre de 2017

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
[email protected]

Biogás: Industriales advierten dificultades para participar en la licitación Ronda 2.0

Argumentan que por el precio máximo que el Ministerio de Energía y Minería fijó para esta tecnología sólo podrán participar proyectos en etapa avanzada, pequeños emprendimientos a partir de efluentes (como principal recurso) y rellenos sanitarios.

El 17 de agosto pasado, el Gobierno nacional hizo formal el lanzamiento de la Ronda 2.0 del Programa RenovAr, a través de la Resolución 275-E/2017 (Descargar).

Según la disposición, se licitarán 1.200 MW, distribuido según regiones del país y por tecnología: 550 MW eólicos, 450 solares, 100 MW de biomasa, 50 MW de biogás y 50 de mini centrales hidroeléctricas.

En lo que respecta a biogás, de los 50 MW mencionados, 35 MW estarán destinados a centrales de generación por medio de diferentes sustratos, mientras que los 15 restantes estarán abocados para proyectos de rellenos sanitarios.

A diferencia de las energías eólica y solar, no se fijó una regionalización específica para el desarrollo de emprendimientos de biogás, ni tampoco para el de biomasa y pequeños aprovechamientos hidroeléctricos (ver aparte).

El hecho de separar la producción del biogás de rellenos sanitarios de los que se pudieran generar con otros recursos fue una medida, según la evaluación de industriales del sector, atinada por parte del Ministerio de Energía y Minería. La discriminación radica en cuestiones de competitividad.

Es decir, los emprendimientos que utilicen materia orgánica de desechos de rellenos sanitarios requerirán de menores costos de operación e inversión que proyectos que pueda funcionar con efluentes y/o cultivos energéticos.

Es por ello que la cartera que dirige Juan José Aranguren definió separar ambas categorías. El mismo criterio rigió para fijar precios máximos: para proyectos de rellenos el techo es de 130 dólares por MWh, y para el resto de 160 dólares por MWh.

Esta medida fue tenida en cuenta en la Ronda 2.0 gracias a las reuniones periódicas que el Ministerio mantiene en el marco de la Mesa de Trabajo de Biogás.

Tal espacio de debate es impulsado por PROBIOMASA, organismo bajo la órbita del Ministerio de Agroindustria, en el que además participan autoridades del Ministerio de Ambiente, especialistas, académicos y el sector privado –además de Energía.

Lea también: “Biogás: compañía reforma su modelo de negocios de cara a la licitación de renovables”

Otra de las medidas que la cartera de Aranguren –autoridad de aplicación- incluyó para esta nueva licitación, producto de tales conversaciones generadas durante la Mesa de Trabajo de Biogás, fue asignar un esquema de incentivos para pequeños proyectos.

Se trata de una fórmula que permite incrementar hasta 30 dólares por MWh el precio para pequeñas centrales de biogás, expresado en la siguiente fórmula: 30 * (1,5 – potencia adjudicada).

Es decir que proyectos de 1,5 MW para arriba ya no percibirán el beneficio pero si lo harán potencias menores. Y sólo emprendimientos de 0,5 MW recibirían el incentivo total.

No obstante a ello, el sector en general no está conforme con el precio tope que fijó el Gobierno.

Según explican, el techo de 160 dólares por MWh no permitirá el desarrollo de buena cantidad de proyectos ya en carpeta, sobre todo los que estaban enfocados a funcionar con forraje (silaje de maíz, biomasa abundante en la Argentina).

Esta tarifa –aseguran-, impide también la promoción de pequeñas centrales, porque más allá del incentivo tienen costos superiores a grandes proyectos y son menos rentables.

En una carta (descargar) enviada al Ministerio de Energía y Minería de la Nación, antes de la publicación del Pliego licitatorio de la Ronda 2.0, tecnólogos, productores agropecuarios, inversores y desarrolladores de proyectos de centrales de biogás plantearon un precio de referencia modelo de 262 dólares por MWh para plantas superiores al MW de potencia.

Aseguraban que a partir de ese valor se podrían tornar viables proyectos de biogás que tuvieran como sustrato principal al forraje, propiciando el despegue del sector.

En diálogo con Energía Estratégica, Francisco Della Vecchia, Socio Gerente de Grupo IFES S.R.L., empresa que participa de las Mesas de Trabajo de Biogás, opina que “160 dólares por MWh es una tarifa atractiva pero para los proyectos que no funcionaran con silaje”.

“Podrán participar aquellos que tengan mucha producción de efluentes, porque si se pretende incorporar silaje no hay manera de costearlos, sobre todo porque hay un costo de operación muy alto”, plantea el ingeniero.

Asimismo, explica que el efluente como recurso es limitado, por lo cual acota la cantidad de proyectos que puedan presentarse.

Lea también: “Fijan precios por MWh: la carta que actores del biogás presentaron al Ministerio de Energía”

Al respecto, evalúa: “con este tipo de presentaciones estaremos lejísimos de poder crear un mercado alrededor del biogás, como sucede en otras partes del mundo”.

Por su parte, Germán Di Bella, presidente Bioeléctrica, otra de las empresas que forma parte de la Mesa de Biogás, coincide con Della Vecchia en que será difícil presentar proyectos que tengan como sustrato principal al forraje.

Río Cuarto 1, de Bioeléctrica, fue el primer proyecto del Programa RenovAr en entrar en operaciones.

La compañía anunció, antes de que se diera a conocer el precio tope de 160 dólares por MWh, que tenía en carpeta la intención de avanzar en 12 centrales de biogás a base de silaje de maíz por una potencia del orden de los 20 MW, para lo cual invertirían más de 60 millones de dólares.

Con estas condiciones, según Di Bella, deberán reconvertirse los proyectos utilizando efluentes (como estiércol animal) y asignando al forraje un rol marginal, “como para darle estabilidad al proyecto”.

“Vamos a ver si los podemos reconvertir –a los emprendimientos-, pero de los 20 MW que teníamos pensados en un principio, podríamos presentarnos con 6 o 7 MW”, reconoce el presidente de Bioeléctrica.

Según pudo saber este portal, el malestar en el sector es generalizado, al punto que luego del lanzamiento de la Ronda 2.0 no se llevó a cabo una nueva reunión de la Mesa de Biogás. “Hay cierto desgano”, señalan fuentes organizadoras del comité.

“Se podrá discutir si el precio que planteamos –de 262 dólares por MWh- es caro o barato, pero la realidad es que se sigue importando combustibles fósiles del exterior a más de 200 dólares el MWh, sin generar ningún tipo de valor agregado ni puestos de empleo”, se queja Della Vecchia.

Y expone: “si de los 10.000 MW de energías renovables que se instalarán al 2025, 1.000 MW son de biogás, se podrían crear 70 mil puestos de trabajos nuevos, inversiones por más de 4 mil millones de dólares, además de poder y exportar ingeniería, Know How y equipos, tal como hoy importamos de Alemania e Italia”.

Sin embargo, para Della Vecchia esto no impedirá que haya numerosas presentaciones de ofertas en el segmento de biogás para esta Ronda 2.0.

El Socio Gerente de Grupo IFES S.R.L. resalta que tras algunas mejoras menores en esta licitación, como la posibilidad de suspender la producción de energía en el caso de que hubiera algún problema con la adquisición de la biomasa, o cancelar el contrato a 20 años una vez pasada la década, animará a algunas empresas.

“Se van a presentar proyectos ya construidos, grandes, que operan en plantas de tratamientos de efluentes y que en la Ronda 1.0 no se presentaron porque no estaba claro cómo se debían postular, como el riesgo de una oferta a 20 años con penalidades. Ahora, por mejores condiciones, estarán decididos a jugar”, observa.

“La única manera de incentivar el sector a través de la tarifa eléctrica, y este no es un fenómeno argentino sino que en todas partes del mundo sucedió de esa manera”, remata Della Vecchia.

Datos en números

  • El sector pidió un precio rondante a los 262 dólares por MWh para plantas superiores al MW de potencia, en lugar del precio máximo de 160 dólares por MWh.
  • Bioeléctrica acotaría las ofertas por 20 MW que pretendía presentar a entre 6 y 7 MW.
  • Aseguran que si al 2025 se instalasen 000 MW a partir de centrales de biogás, se podrían crear 70 mil puestos de trabajos nuevos e inversiones por más de 4 mil millones de dólares.

Dejanos tu comentario sobre este artículo