A días de la puesta en operaciones del primer proyecto adjudicado en el Programa RenovAr – “Río Cuarto 1”, central de biogás de 2 MW que funciona a partir del uso de silo de vinaza, estiércol y maíz-, Bioeléctrica anunciaba nuevos planes para la licitación Ronda 2.0.

El directorio de la compañía informaba un plan de inversión por 25 millones de dólares para desarrollar nuevos 5 proyectos de biogás en Córdoba. Además, otras 7 plantas en distintos puntos del país, que demandarán una inversión de 35 millones de dólares.

En suma, se tratarían de 60 millones de dólares para la construcción de 12 centrales de biogás por una potencia del orden de los 20 MW. Al igual que Río Cuarto 1, los proyectos funcionarían con silaje de maíz, entre otros componentes.

Sin embargo, Germán Di Bella, presidente de Bioeléctrica, confía a Energía Estratégica que las nuevas condiciones que fija el Pliego de la Ronda 2.0 hacen inviable el plan de negocios que tenía la firma. Sobre todo por el precio máximo que estableció el Ministerio de Energía y Minería, de 160 dólares por MWh.

El empresario cuenta que si bien en la licitación pasada se presentaron –y adjudicaron- 2 proyectos en condiciones similares, el hecho se justificaba porque Bioeléctrica ya tenía capitales hundidos en los emprendimientos desde antes de la creación del Programa RenovAr -2016-.

Lea también: «Disconformidad en el sector de las bioenergías con licitación de renovables»

Di Bella asegura que invertir ahora en proyectos con silaje de maíz al precio fijado no es posible.

“Si no se logra reconvertirlo con algún residuo, como estiércol animal, es muy difícil competir”, señala y agrega que así y todo es complicado encontrar los volúmenes requeridos para estos emprendimientos: “1 MW te lo producen 5 mil madres de cerdo ciclo completo; no hay tantos criaderos con estas características”, observa.

Es por ello que Bioeléctrica trabaja en readecuar los emprendimientos dándole mayor lugar al tratamiento de efluentes y asignando al silaje un rol marginal, “como para darle estabilidad al proyecto”, indica Di Bella.

Entre los proyectos que podrían surgir de esta reconversión, la compañía presentaría una nueva ampliación de sus proyectos adjudicados en la Ronda 1.0, además de otros dos emprendimientos que tiene en vistas.

“Vamos a ver si los podemos reconvertir, pero de los 20 MW que teníamos pensados en un principio, podríamos presentarnos con 6 o 7 MW”, remata Di Bella.