Según estimaciones de privados, la suba de corte del 10 al 12 por ciento de bioetanol en naftas, más un crecimiento en el consumo de naftas, provocaron que las ventas del biocombustible “al corte” (es decir, a las refinerías, encargadas en la instrumentación de la mezcla) crecieron de 800 mil m3 en 2015 a casi un millón de m3 durante este 2016.

“Fue un buen año”, valora en diálogo con energiaestrategica.com Patrick Adam, Director Ejecutivo de la Cámara Empresaria de Bioetanol de Maíz (Biomaiz).

El empresario reconoce que se esperaba una temporada “recesiva” en términos de mercado, sin embargo el consumo de naftas creció y con esto el “crecimiento vegetativo” del bioetanol.

Lea también: «Patrick Adam: “Se normalizó el precio” del bioetanol de maíz»

Asimismo, en lo que respecta a precios de bioetanol por litro, tanto el biocombustible a base de caña de azúcar como de maíz contaron con una recomposición del 35 por ciento en comparación con diciembre del año pasado, llegando a picos del 60 por ciento durante determinados meses de caída en los precios.

Tal recomposición tuvo que ver con la devaluación de la moneda y un aumento en los costos de la materia prima. A saber, para este mes, el bioetanol a base de caña cotiza 13,33 por litro y el de maíz 12,78 pesos por litro, valores históricos para este biocombustibles pero que no significan mayor rentabilidad para el sector sino una “compensación de costos”, indica Adam.

Según proyecta el Director Ejecutivo de Biomaiz: “De cara al 2017 se espera que aumente la producción entre el 3 y el 4 por ciento por el aumento en el consumo de las naftas”. En efecto, de los 491 mil m3 que los industriales del bioetanol de maíz vendieron “al corte”, se estima que para el año que viene esa cifra ascienda a los 506 mil m3.

Lea también: «El Gobierno nacional ejecutará un plan para potenciar el uso de bioetanol para el 2017»

Una de las políticas barajadas para el año entrante que mayor expectativa genera en el sector es la venta de vehículos “flex-fuel”, motores capaces de funcionar con 100 por ciento de bioetanol o bien con porcentajes indistintos de nafta o biocombustible.

Esta incorporación obligaría a instalar un surtidor peculiar en las estaciones de servicio: el de alcohol puro (hidratado). De ser así, las plantas de bioetanol podrían comercializar directamente con las estaciones de servicio y en consecuencia el nivel de producción de biocombustible aumentaría.