El sector de la bioenergía (biomasa y el biogás) comienza a sentirse incluido en los planes del Gobierno nacional de cara al 2025: donde se incorporarán 20 GW de lo cual la mitad será renovable, según palabras del subsecretario del área, Sebastián Kind.

Es que, por un lado, los empresarios vienen manteniendo reuniones privadas con funcionarios de los Ministerios de Energía y Agroindustria; por otro, están trabajando junto al proyecto PROBIOMASA (en el que ambos ministerios forman parte, sumada la FAO), apuntado a desarrollar el sector.

Por su parte, los industriales de biogás, desde el año pasado están siendo convocados a ‘mesas de trabajo’ para discutir la realidad del sector junto a funcionarios de Gobierno. Según pudo saber este medio, a fin de mes se conformará la Mesa de Trabajo de Biomasa Seca, con una lógica similar.

Esta distinción, oportuna para el empresariado dado que la mecánica y costos de generación de energía son distintos, genera expectativas. Más aún con el discurso que brindó Kind en el evento Energyear, la semana pasada, donde declaró: “Lo que estamos viendo es una gran oportunidad para la Argentina para poder desarrollar proyecto de biomasa y biogás pero al ser un sector particular y específico requiere de particularidades”.

La frase del subsecretario de Energías Renovables hizo alusión a querer enmendar lo que dejaron las licitaciones Ronda 1 y 1.5 del Programa RenovAr que, según empresarios de la bioenergía, las condiciones del Pliego estaban apuntadas a proyectos eólicos y solares. De los 2400 MW adjudicados, sólo 24 correspondieron a biomasa y biogás.

Lea también: «Biomasa y biogás: las tecnologías rezagadas de esta primera licitación del Programa RenovAr»

De acuerdo a lo que pudo saber energiaestratégica.com, el Ministerio de Energía y Minería, autoridad de aplicación para las firmas de contratos de compra de energía (PPA, por sus siglas en inglés), en estos momentos está solicitando a privados que le informen en qué condiciones podría desarrollarse el sector. La idea de la cartera que preside Aranguren es analizar las propuestas y, en base a su criterio, avanzar en ellas.

Por su parte Kind aseguró: “Queremos sacar este año una línea específica de licitación para lo que es biomasa y biogás”.

No obstante, para los empresarios un mecanismo más dinámico y viable sería el de la creación de una ‘ventanilla permanente’ para la presentación de proyectos, donde los privados puedan presentar sus emprendimientos cumpliendo ciertos parámetros establecidos por Energía.

Los industriales dan el ejemplo de países como Alemania e Italia que comenzaron con este mecanismo y hoy día cuentan con numerosas plantas de biomasa y biogás en su territorio.

La expectativa del empresariado es que antes del primer semestre se lance una reglamentación que permita en avanzar en contratos PPA para que ya en la segunda parte del año empiecen a construirse proyectos que hace tiempo están en carpeta.

Por otra parte, los privados consideran fundamental que se contemple un precio por MWh mucho mayor al que se adjudicaron contratos eólicos y solares. Justifican el costo por la creación de puestos de empleo permanente, superior a las de las tecnologías intermitentes, la creación de una cadena de valor industrial y el incentivo de las economías regionales.

El mensaje pareció haber sido entendido por el Ministerio de Energía, ya que Kind consideró este punto en su discurso: “Alemania tiene más de 8 mil plantas de biogás en donde el 70 por ciento son menores a 300 KW; cada pueblo tiene una planta de biogás y eso mueve economías regionales, contribuye al desarrollo regional y, tal vez en comparación a la potencia que hemos licitado (Rondas 1 y 1.5 del Programa RenovAr) es incomparable, pero entendemos que eso nos hace desarrollar muchas otras cosas, no sólo lo energético”.

Lea también: «El Gobierno lanzará licitación específica para bioenergías con financiamiento del BICE»

Asimismo, el funcionario puso como ejemplo a la Provincia de Santa Fe, corazón agroindustrial del país. Dijo que si se comienza a aprovechar la biomasa de diferentes residuos, se podría generar cerca del 70 por ciento de la energía que la provincia consume.

Otro de los puntos que son prioritarios para los industriales, y que Kind remarcó en su discurso, es la necesidad de que la banca local les brinde créditos. Es por ello que el subsecretario señaló que se está intentando conseguir una línea específica de financiamiento por parte del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). “Muchos de los proyectos que están en biomasa y biogás son pequeños proyectos que no acceden al mercado internacional de crédito”, sostuvo.

Créditos del BICE

De acuerdo a lo publicado hoy por El Cronista, el BICE logró cerrar acuerdos con varios organismos españoles para que brinden créditos a las Pymes argentinas que necesiten financiar compras de insumos ibéricos. «El sector estrella es el de energías renovables ya que las empresas españolas son líderes y ya tienen hechas las inversiones. Para ellos, expandirse es una necesidad», comentó Pablo García, presidente del BICE.

«Serán créditos a un plazo de entre 5 y 7 años, con una tasa anual fija en dólares que no superará el 4%», destacó García, quien aseguró que están trabajando en entendimientos similares con plazas como Alemania, Estados Unidos, Dinamarca y China.

«Lo novedoso es que vamos a otorgar el crédito mirando el flujo de pagos que tiene el negocio, ya que estas firmas tienen un contrato de varios años con Cammesa para subir la energía que producen a la red», apuntó el titular del BICE y destacó: «La idea es que el emprendedor tecnológico no se vea obligado a vender su empresa antes de llegar a la cúspide del negocio porque no consigue crédito».