Un reciente informe del Ministerio de Producción de la Nación asegura que al 2023 se esperan inversiones en el rubro de las energías renovables de unos 15 mil millones de dólares. La cifra, sin lugar a dudas, está respaldada por las adjudicaciones del Programa RenovAr.

Está claro que el grueso de la cifra correspondería a proyectos eólicos y solares, ya que de los 4.466,5 MW totales adjudicados en la Ronda 1, 1.5 y 2, 2.466 MW tienen que ver con emprendimientos eólicos y 1.732 MW con solares. Apenas 158 MW provienen de centrales de biomasa, 65 MW de biogás y 13 de biogás a partir de rellenos sanitarios.

No obstante, las mejores noticias las han dado las bioenergías. Hasta el momento, de las 8 centrales del rubro adjudicadas en la Ronda 1, la mitad ya están operativas y se espera que otras 3 funcionen en los próximos meses.

Las plantas de biogás “San Pedro Verde” -1,42 MW-, “Río Cuarto 1” -1,2 MW-, “Yanquetruz” -1,2 MW- y la de biomasa “Pindó Eco” -2 MW- ya están en funcionamiento.

Se espera que para el 26 de junio próximo, el emprendimiento de 1.2 MW, “Biogás Ricardone”, esté en funcionamiento. Y que para agosto de este año, haga lo propio “Río Cuarto 2”, una ampliación de 2 MW de “Río Cuarto 1”. Para fines de julio, tendría que hacerlo el proyecto de biogás, ‘Huinca Bio’, de 1,62 MW.

La que más se demorará es la planta de biomasa forestal Generación Biomasa Santa Rosa de 12,5 MW, que debido a fuertes inundaciones se retrasó su construcción. Según sus inversores, el proyecto estará operativo a fines del 2019. Hasta mitad de este año ningún proyecto eólico o solar de la Ronda 1 entrará en funcionamiento.

La Ronda 2 está a punto de iniciar su marcha y probar suerte. Proyectos ya hay adjudicados y los primeros contratos de abastecimiento de energía (PPA, por sus siglas en inglés) se empezarán a celebrar la primera semana de este mes.

Lea también: «RenovAr: en menos de un año entrarán en operaciones todos los proyectos de bioenergía»

No obstante, ¿puede que en materia de bioenergía esta licitación corra con la misma suerte que la primera?

“Hay muchas empresas que vinieron de afuera prometiendo financiamiento a inversores locales que finalmente no se va a concretar”, advierte a Energía Estratégica un empresario que prefirió no darse a conocer.

El especialista asegura que “está muy difícil conseguir financiación” y agrega que “los créditos no son baratos y no son fácil de acceder”.

Sin embargo, el empresario, conocedor de los movimientos de varios inversores del sector, indica que los emprendimientos más sólidos son los de biomasa. Es que buena parte de los inversores son “dueños” de su recurso biomásico, a diferencia de los del biogás, que deben tender acuerdos con proveedores y, a partir de éstos, negociar con entidades bancarias.

“Un banco no va a dar un crédito si el inversor no le asegura que tiene un contrato asegurado por los residuos a 20 años. Este es un punto que algunos no previeron con el debido cuidado”, señala la fuente.

Consultado sobre los créditos anunciados por el Gobierno nacional sobre los 100 millones de dólares que la entidad financiera internacional Fondo Verde para el Clima le otorgó al BICE para promover proyectos de eficiencia energética y energías renovables, especialmente biogás y biomasa, el empresario explica que el dinero está pero que el BICE funciona como nexo con la banca privada, y que son estas últimas las que financian pero con altas exigencias, a veces inaccesibles.