El miércoles pasado se publicó en el boletín oficial de Estados Unidos una nota que informa que el Departamento de Comercio de aquel país comenzará las aperturas formales para la investigación sobre importaciones de biodiesel de Argentina e Indonesia por presuntas prácticas de dumping y de subsidios.

Cabe recordar que esta medida fue impulsada por la National Biodiesel Board (NBB), organización de productores de biodiesel de los Estados Unidos, que acusa a los productores argentinos de «al inundar el mercado (estadounidense) con biodiesel subsidiado y con precios menores a los costos de producción».

Esta situación preocupa a los industriales nacionales, ya que durante el 2016 el 90 por ciento de las 1,6 millones de toneladas del biocombustible exportadas se enviaron al país norteamericano, que en suma significaron un ingreso de 1.240 millones de dólares (el 2,1 por ciento del total de las exportaciones argentinas).

En diálogo con Energía Estratégica, Gustavo Idigoras, especialista en Relaciones Internacionales y asesor de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), cuenta que la situación es “compleja”.

Revela que el mejor de los escenarios para nuestro país es que el próximo 8 de mayo la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos se expida a favor de los productores locales, rechazando la acusación de la NBB y cerrando la investigación.

Lea también: «El futuro de las exportaciones argentinas de biodiesel con Trump y la apertura de Europa»

De lo contrario, Argentina deberá avanzar en nuevas instancias judiciales que demorarán hasta “por lo menos fin de año”, precisa Idigoras. Mientras tanto, a fines de junio ya Estados Unidos podría comenzar a fijar derechos provisorios de importación que dejaría a los productores nacionales virtualmente fuera de competencia en el mercado del país norteamericano.

No obstante a esta situación, un punto a favor para la industria local es que a fines de marzo pasado la Organización Mundial del Comercio (OMC) falló a favor de la Argentina por una acusación similar de la Unión Europea contra el biodiesel nacional, tanto en primera instancia como en la apelación.

Pero el transcurso de aquella investigación les salió muy cara a los industriales aglutinados por la CARBIO. La acusación de dumping y el consecutivo cierre del mercado europeo comenzó en 2013, y recién en agosto volvería a darse una apertura. Cabe destacar que en 2011 la Argentina llegó a exportar biodiesel por un monto de 1.847 millones de dólares a aquel continente.

Consultado sobre si este nuevo fallo favorece al país ante este nuevo conflicto con Estados Unidos, Idigoras analiza: “el caso con la Unión Europea en la OMC es muy valioso. Los argumentos de dumping utilizados por la industria americana son iguales a los que la OMC ya descarto, así como la corte europea de justicia. Sin embargo, en el comercio internacional cada caso debe analizarse de forma separada, pero es evidente que los argumentos esgrimidos por la industria americana son falsos e ilegales”.

“Si bien tenemos mucha confianza en el caso en Estados Unidos, no es posible establecer un final, dado que la legislación y los procedimientos son muy complejos”, advierte el especialista en relaciones internacionales.

Se espera que durante la reunión entre el presidente Mauricio Macri y su par estadounidense Donald Trump, pautada en la Casa Blanca el próximo 27 de abril, el mandatario argentino pedirá porque se destrabe este conflicto.