El negocio del biodiesel depende de variables económicas muy complejas. Por un lado, el precio del aceite de soja, que es la materia prima, y el del producto final, el biodiesel, se mueven por otros carriles: “Trabajamos con un insumo que baja o sube de acuerdo a la oferta y demanda de la agricultura mundial, y elaboramos un producto que cuyo precio depende de la oferta y demanda de otro sector, que es el energético”, explica Luis Casado, gerente comercial de la firma Unitec Bio, una compañía del grupo Corporación América, con capacidad para producir hasta 240.000 toneladas al año de biodiesel.

En este contexto, el aumento progresivo de las retenciones aparece como uno de los principales obstáculos a la posibilidad de exportar el producto a los mercados externos. “Hace 3 meses las retenciones eran del 9%, después pasaron al 11%, después el 12,5% y ahora están por arriba del 14%. Y en noviembre no sabemos hasta dónde llegarán. Si no conozco cual va a ser la alícuota el próximo mes, ¿cómo puedo hacer hoy una previsión de venta?”, se pregunta.

Casado diferencia los dos tipos de mercado: “Cuando el precio del gasoil está por arriba del de biodiesel, podríamos decir que el mercado objetivo es todo el mundo, todos te quieren comprar. En cambio, cuando el gasoil es más barato que el biodiesel, sólo es posible vender el producto al país que estableció la mezcla por ley, como es el caso de Argentina”.

Se refiere al cupo correspondiente a cada empresa a partir del corte obligatorio del 10% de biodiesel en el gasoil, dispuesto por el Estado nacional.
En los meses de junio y julio, con la baja en las retenciones, fuimos competitivos, a pesar de que el precio del aceite de soja no había bajado. Luego, a pesar de que las retenciones empezaron a subir, el precio del aceite cayó un poco y entonces el equilibrio a favor se mantuvo”, explica el gerente general de Unitec Bio.

Pero en este momento vemos que la ecuación se ha vuelto a invertir: el gasoil ha bajado mucho y la soja tuvo un pequeño repunte, con lo cual, tenemos nuevamente un biodiesel que es más caro que el gasoil. Hoy no nos está dando el número para poder vender biodiesel”, enfatiza.

Casado se refirió a su vez a las medidas anti-dumping de la Unión Europea contra el biodiesel argentino: “Las restricciones al mercado europeo ya son una situación asumida: no les vamos a poder vender ‘por un buen rato’. Hay que esperar que se resuelva la controversia en la Organización Mundial del Comercio”, indicó.

La industria del biodiesel se encuentra dividida en tres segmentos de acuerdo al acceso a la materia prima y la capacidad de producción: Las grandes integradas, las grandes independientes o no integradas y las pequeñas, que venden la totalidad de lo que producen en el mercado interno. Unitec Bio pertenece al segundo grupo.

Si bien la empresa no produce el aceite de soja, principal insumo del biodiesel, pero lo recibe directamente por ductos, evitando costos de logística, gracias a un contrato de abastecimiento firmado con Terminal 6 (Aceitera General Deheza y Bunge Argentina).