El proyecto ingresó a los despachos de la Comisión de Energía y Combustibles bajo el número de Expediente 2207-D-2017. Según indica el trámite parlamentario, para que pase al recinto y pueda transformarse en ley, deberá obtener dictamen de las comisiones “Energía y Combustibles”, “Defensa del Consumidor”, y “Presupuesto y Hacienda”.

El texto que presentó el legislador plantea que la potencia a instalar deberá tener como máximo la que estaba contratada a la distribuidora. Y en caso de pretender incrementar la capacidad, el “prosumidor” deberá cargar con los costos del mismo. Antes de esto, para conseguir la habilitación, se deberá solicitar autorización previa al distribuidor de su zona, siguiendo los lineamientos técnicos que establezca la autoridad de aplicación.

El artículo 6 obliga a las distribuidoras y cooperativas a medir “al menos bimestralmente”, los siguientes conceptos:

a-        El total de energía consumida provista.

b-        El total de energía inyectado a la red por el usuario.

c-         El saldo neto resultante.

Pero señala que “en ningún caso, el costo de adquisición e instalación del equipo de medición necesario será a cargo de la distribuidora”.

Balance neto

“En caso de saldo neto resultante a favor del usuario, el crédito por dicho saldo deberá ser compensado mediante la provisión de suministro eléctrico por parte de la distribuidora dentro del año de notificado la existencia del mismo”, precisa el proyecto.

Lea también: «Plantean que la Ley de Generación Distribuida no tenga como eje a las distribuidoras»

Y en el párrafo siguiente agrega: “en el supuesto que la compensación no se produjese dentro del plazo establecido en el párrafo anterior, el saldo neto quedará a favor de la distribuidora, no teniendo derecho el usuario a compensación alguna”.

Beneficios fiscales

La iniciativa apunta que “las inversiones destinadas a la instalación de sistemas de generación de energía renovable regidas por la presente ley estarán exentas de IVA e impuesto a los Bienes personales; y serán deducibles del impuesto a las Ganancias en el período fiscal de puesta en marcha del sistema”.

Para ello, sugiere la creación del “Certificado de Generación de Energía Renovable (C.G.E.R), el que representa la producción de 1 kilovatio/hora (KWh) de energía renovable generada por el usuario”.

Financiamiento, la otra clave

En el artículo 16, la iniciativa detalla la creación del «Fondo para el fomento de la Generación Distribuida (FOPER)», que tendrá como objeto “fomentar la producción de energías renovables mediante la implementación de políticas tendientes a facilitar la adquisición, instalación y ampliación de equipamiento de Generación Distribuida a partir de fuentes renovables”.

El FOPER será integrado por:

a-        Créditos financieros.

b-        Las utilidades producidas por el fiduciario sobre los bienes fideicomitidos.

c-         Asignación de recursos de la ley de presupuesto general para la administración pública Nacional.

d-        Lo percibido mediante herencias, legados y donaciones.

e-        Lo establecido en el Artículo 12 de la presente ley.

f-         Otras que pudiera determinar la autoridad de aplicación.