¿Qué motivos impulsaron el lanzamiento de este newsletter? 

Para GWEC el lanzamiento de un newsletter informativo específico para la región es un acontecimiento relevante porque estamos viendo que el desarrollo de la energía eólica empieza a tener una dinámica y un ritmo que tiempo atrás no tenía, lo cual vemos con gran expectativa. Entonces, entendemos que se torna necesario difundir las numerosas noticias y novedades que los mercados están generando, al calor del crecimiento de la industria eólica. En varios países hay actualmente subastas en marcha, regulaciones y actualizaciones normativas que tienen gran impacto, y por eso nos hemos animado a lanzar este newsletter con una periodicidad que nos permita informar al sector de una forma actualizada y veraz.

¿Cómo evolucionan los precios en la región?

La tecnología eólica está compitiendo de manera extraordinaria en Latinoamérica con las tecnologías fósiles y otras fuentes renovables, siendo hoy por hoy la más efectiva. América Latina ha sido un laboratorio extraordinario, gracias a que cuenta con un gran potencial de recurso, superior a otras regiones en el mundo, y estamos viendo resultados brillantes desde el punto de vista de los precios. Por citar dos ejemplos, cabe recordar los valores alcanzados en México durante 2017, así como las cifras que mostró recientemente la industria en Brasil. Son dos ejemplos de la evolución que ha tenido nuestro sector en los últimos años y que combaten cualquier otra tecnología fósil o renovable.

¿Cómo se va a reflejar este crecimiento en la potencia eólica instalada?

Esperamos cerrar el año con una potencia instalada próxima a los 29.000 MW en la región. Esto significa que se habrán instalado más de 3.000 megavatios, el rango que viene mostrando el mercado en los últimos años y que esperamos ir superando. En cuanto a lo que se refiere a previsiones de futuro pensamos que para la próxima década vamos a duplicar ampliamente la potencia instalada.

Los compromisos internacionales asumidos por mayoría de los países de la región para  descarbonizar sus  economías, adheridos a los Acuerdos de Paris sobre cambio climático, están planteando objetivos de inserción de energías limpias a largo plazo, lo que implica que en la próxima década será necesario adoptar decisiones contundentes desde el punto de vista de transición tecnológica, reemplazando por energías renovables.

Los niveles de inversión serán los que estuvimos viendo durante el último quinquenio y eso nos va a llevar a más que duplicar la potencia instalada. Podemos alcanzar 70 gigavatios en 2030.

¿Están planificando misiones comerciales en la región?

El 2020 presenta desafíos importantes a raíz de la convulsión política que están experimentando varios países. Existe cierta incertidumbre en México desde el punto de vista del marco regulatorio y estamos viendo cambios políticos en mercados importantes, como es el caso de Argentina.

Por citar otro ejemplo Chile ha tenido que cancelar la cumbre de Cambio Climático. En síntesis, la región presenta ahora importantes desafíos y eso condiciona las inversiones en infraestructura. Por lo tanto, el año que viene nuestra agenda va a estar marcada por la necesidad de reforzar la atención de los mercados existentes, además de los eventos que organizamos de manera periódica “Wind Power” en varios países.

La agenda va a estar marcada por las necesidades que van a requerir estos grandes mercados como consecuencia de los escenarios de cambios políticos que están aconteciendo.