El miércoles pasado, el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, estuvo realizando algunos importantes anuncios acerca de la Ronda 2.0 en el evento que organiza todos los años la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), “Viento y Energía”.

Entre los anticipos, el funcionario aseguró: “en pocos días más estaremos saliendo con el Pliego” de Bases y Condiciones. Se licitarán alrededor de 1.000 MW compuesto por un mil de energías eólico, solar y mini-hidráulica, biomasa y biogás.

Al igual que en la Ronda 1.0, para generar mayor confianza en los inversores, Kind adelantó: “estamos trabajando con el Banco Mundial para lograr tener  su apoyo, algo que el banco está estudiando con mucha seriedad y ánimo de colaborar de igual forma, entendiendo que ha sido un instrumento exitoso y que gran parte del éxito del programa se debe a cómo fue estructurado esto”.

Según el subsecretario, la idea será constituir nuevamente una contragarantía del Banco Mundial que respalde al Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Energías Renovables (Foder) como garante en el pago de la energía eléctrica que se comprometa a pagar la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA).

Lea también: «Gobierno negocia con Banco Mundial para destrabar inversiones en renovables»

El monto que se está gestionando con el organismo internacional de créditos es por 250 millones de dólares.

Lucia Spinelli, especialista en energía del Banco Mundial y una de las piezas clave en la estructuración de la garantía que se acordó en la Ronda 1.0 por 500 millones de dólares, cuenta a Energía Estratégica que la nueva gestión con el Gobierno nacional se encuentra en tratativas de manera informal con funcionarios del Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

“Estamos recién comenzando el proceso de diálogo, y el curso irá avanzando de acuerdo a los intereses del Gobierno y a nuestra posibilidad de acompañarlo”, expresa Spinelli.

Cabe destacar que este tipo de acuerdo debe avanzar con el consentimiento de distintas partes del Poder Ejecutivo, como el Ministerio de Energía y Minería, que encabeza Juan José Aranguren, y el de Finanzas, comandado por Luís Caputo. Estos procesos generan ciertas demoras en el inicio de solicitudes formales.

Pasado de éxito

Según fuentes oficiales, el pasado miércoles a la tarde, el ministro de Energía y Minería Aranguren y el de Finanzas Caputo firmaron el Acuerdo de Indemnidad con el Banco Mundial (BM) para el “Programa de Garantía al Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (FODER)”.

A partir de estas adhesiones comienza a regir la Garantía del Banco Mundial por 480 millones de dólares con plazos de hasta 20 años para cada uno de los 27 proyectos de las Rondas 1 y 1.5 del Programa RenovAr que la han solicitado, de los cuales 12 son eólicos (721 MW), 10 de energía solar fotovoltaica (306 MW), 4 son pequeños aprovechamientos hidroeléctricos (4 MW) y 1 de biogás (1 MW).

Lea también: «Se firmó la Garantía del Banco Mundial por 480 millones de dólares para renovables»

Consultada sobre el balance de la toma de garantía de los adjudicatarios, que más de 30 proyectos no la tomaron, Spinelli evalúa: «estaba pensado por parte del Gobierno como una cuestión opcional y era previsible que cada actor, de acuerdo a su perfil de riesgo, haya decidido tomar este instrumento para mitigarlo. Es lógico que la respuesta sea variada”.