Según pudo saber energiaestrategica.com, la tan esperada resolución que permitirá la activación de contratos entre privados y Grandes Usuarios para la compra y venta de energía renovable, saldría, en el mejor de los escenarios, a fin de año.

Contratiempos ligados a cuestiones técnicas torcieron la voluntad del Ministerio de Energía y Minería de sacar esta reglamentación durante el mes de noviembre.

Desde Signum Energy, consultora abocada al asesoramiento en el área energética (eléctrica y térmica) de grandes empresas del país, cuentan que el interés de los Grandes Usuarios para comenzar a formalizar contratos de compra de energía renovable con privados va en aumento.

“Como consultores estamos permanentemente brindando asesoría a 45 empresas que entre ellas totalizan 470 plantas, lo que genera que este tema sea totalmente relevante para nosotros”, confía a energiaestrategica.com Sebastián Soto, socio fundador de Signum.

Lea también: «Kind sobre la reglamentación de contratos entre privados: “Estamos trabajando para sacarla antes de fin de año”»

El especialista resalta que el precio promedio que ha surgido de la Ronda 1 y, sobre todo, la Ronda 1.5 despierta un gran interés en Grandes Usuarios dado que se trata de valores significativamente más baratos a los que ofrece el mercado.

A saber, según el último informe mensual de la CNEA, el precio monómico de la energía de septiembre fue de 1053,8 pesos por MWh, unos 70 dólares por MWh de acuerdo al valor de la divisa estadounidense fijada en ese mes.

Comparando números: el precio promedio de proyectos eólicos y solares adjudicados en la Ronda 1 fue de 59 dólares por MWh; y en la Ronda 1.5 de 54 dólares por MWh.

Dado los resultados y una tendencia de precios a la baja en futuras licitaciones, “los Grandes Usuarios están apuntando a un precio de generación eólica de 50 dólares por MWh”, revela Soto.

En consecuencia, el empresario asegura: “Nosotros, lo que vemos, es que está la posibilidad de que los grandes clientes se interesen en hacer inversiones por el total de su energía en renovables, no ya el 8 por ciento que impone la Ley (27.191) sino abastecer la totalidad de la energía”.

Las opciones de los Grandes Usuarios

Asimismo, Soto cuenta que desde Signum ofrecen 5 posibles escenarios ante a Grandes Usuarios ante la obligatoriedad del 8 por ciento de consumo de energías limpias hacia 2018, tal como establece la nueva Ley de Energías Renovables N°27.191.

Lea también: «Signum a la espera de una resolución que regule la compra de energía eléctrica para Grandes Usuarios»

Explica: “O se van a tener que sumar a la compra conjunta con CAMMESA, cuando la compañía los notifique; o establecer un contrato con un privado, sobre la que aún estamos esperando una regulación que los active; o apostar por su propia generación, que nosotros, en este caso, armamos para cada uno de los clientes un proyecto de instalación fotovoltaica o de generación eólica en sus instalaciones, entendiendo por estas los predios con los que las firmas ya cuentan o la adquisición de un predio que lo permita”.

Sobre las otras 2 alternativas, señala que una de ellas es el pago de la multa, pero una quina opción que tiene que ver con formar parte de las licitaciones. “Estamos trabajando con empresas que se especializan en la instalación de parques solares o eólicos, entonces analizamos brindar la posibilidad de crear un fideicomiso entre nuestros propios clientes para que ellos puedan ser no sólo dueño sino accionarios de un parque”, revela.

Otra de las incógnitas tiene que ver con lo que sucederá con las multas para aquellos que incumplan el volumen de integración en el consumo de renovables. Según la Ley, la sanción equivaldrá al Costo Variable de Producción de Energía Eléctrica correspondiente a la generación cuya fuente de combustible sea Gasoil de origen importado, calculado como el promedio ponderado de los 12 meses previo a la violación de la normativa vigente.

“Entiendo que la nueva resolución echará un poco de luz a qué sucederá con las multas”, observa el empresario, quien entiende que este retraso en la publicación de la resolución de contratos entre privados podría dilatar el plazo que prevé la Ley sobre el consumo de energías renovables en Grandes Usuarios.