Juan Cruz Azzarri, socio de MHR Abogados, dialogó con Energía Estratégica sobre las diferentes disposiciones y borradores vinculados al Programa RenovAr y Mercado a Término de Energías Renovables (MATER). 

En principio manifestó que la Resolución 742/2021 le pareció insuficiente, ya que “si bien ayudó o pudo ayudar a algunos proyectos, no fue al problema que hay como sí se hizo en la del Mercado a Término”. 

“Permite un poco más de plazo a los proyectos que están en carrera, pero hay otros que no tienen la posibilidad de desarrollarse con las condiciones actuales y se volvió difícil que lo hagan”. 

De todos modos, se refirió al borrador al que este portal accedió, el cual contemplaría ciertos cambios en los términos de rescisión de proyectos del Programa RenovAr, entre otras modificaciones, y sostuvo que “la multa no parece tanto en contraposición de la garantía anterior, y hasta pareciera ser razonable”.

“Esto lo digo ya que era muy alta la garantía de las rondas del Programa RenovAr, incluso en comparación con los procesos de licitación de las PPP”

Es preciso recordar que, en las bases y condiciones de las rondas del RenovAr, se establecía que el monto de la garantía de cumplimiento del contrato ofrecido debía ser de USD 250.000 por cada MW de potencia contratada. 

Mientras que uno de los cambios que se estarían barajando sería que aquellos emprendimientos que no alcanzaron Fecha de Habilitación Comercial (COD), podrían solicitar ante CAMMESA la rescisión de su contrato de abastecimiento sujeta al pago de una suma definida para cada tecnología, que deberá abonarse por única vez.

En este caso el monto para los pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y centrales de bioenergías sería de USD 12.500 por cada megavatio de potencia contratada, mientras que para las plantas eólicas y solares sería de USD 17.500/MW. 

“Creo que el Programa RenovAr necesita una medida del estilo de la que mencionamos ustedes en la nota y examinar lo que hizo en MATER también, donde se permitió que los proyectos se bajen con una multa casi simbólica para lo que les podía costar”, opinó Azzarri.

“Por ejemplo, en un parque de 100 MW, una cosa es tomar un riesgo USD 1.700.000 y otra pretender cobrar USD 25.000.000 a alguien que lo único que hizo es tratar de apostar por el país y tuvo inconvenientes producto del manejo macroeconómico de la gestión anterior y de la actual”, agregó. 

Siguiendo esta misma línea apuntó al rol del gobierno para tomar medidas que faciliten la cancelación de los proyectos que no se podrán realizar y así liberar la capacidad de transporte: “Que las autoridades tomen postura de la política energética y cómo se desarrollará en los próximos treinta o cuarenta años, ya sea con las renovables, Vaca Muerta, hidrocarburos y también el hidrógeno”. 

“Además, desde el punto de vista regulatorio, cualquier medida que se adopte en el sentido para los proyectos de RenovAr sería muy deseable vengan acompañados de una política energética macro”, concluyó.