El mercado bilateral de energías renovables sigue despertando atractivo en Argentina.

Tal es así, que Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AySA), empresa concesionaria de servicios públicos de agua potable y tratamiento de desagües cloacales para la Ciudad de Buenos Aires y 26 partidos del conurbano bonaerense, lanzará dos licitaciones para la compra de potencia.

Una fuente de la compañía de aguas habló con Energía Estratégica sobre las futuras contrataciones de energías renovables.

“La intención de la empresa es que las convocatorias se lancen los primeros meses del año y que los contratos puedan cerrarse durante el primer semestre”, expresó.

La primera de las licitaciones será similar a la que AySA cerró con Central Puerto en julio de este año: 10 MW de energía eólica a un plazo de 10 años. En aquel momento, la empresa generadora se quedó con la subasta tras ofertar 61,5 dólares por MWh. La segunda licitación será en un formato de corto plazo, por uno o dos años.

La fuente precisó que la empresa de servicios públicos tiene 25 suministros de gran consumo energético que son alcanzados por la Ley 27.191, cuyo mandato es que las empresas con demanda media anual igual o mayor a 300 kW deben incorporar un 20% de energías renovables en sus consumos eléctricos al año 2025.

En ese sentido, con la licitación que ganó Central Puerto, AySA ya se aseguró el abastecimiento de energía limpia para los 10 principales puntos de suministro. Ahora, la nueva convocatoria, apuntará a proveer de energía limpia a los 15 puntos restantes.

En lo que respecta al otro proceso, la fuente consultada confió que buscan “oportunidades de mejores precios (de la energía) a menor plazo de excedente de producción”.

Cabe señalar que la licitación de julio pasado la compañía de aguas se vio muy favorecida con el resultado, a un precio más competitivo de lo contratado con el Estado. Con estas nuevas convocatorias se esperará repetir la experiencia.

“Somos una empresa con perspectivas a largo plazo y que crece: tenemos cada vez más instalaciones (de 710 en 2015 a 1.360 hoy). La perspectiva es que vamos a seguir creciendo porque tenemos que darle agua a más habitantes y hay un crecimiento demográfico de la población que nosotros tenemos que acompañar brindando el servicio de agua potable y cloacas”, cierra la fuente.