En los primeros días del mes de mayo, el actual gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, selló un contrato con la empresa Ingeconser, grupo conocido dentro de rubro eólico por administrar un parque de 200 MW en Panamá, para montar en la localidad de Rufino el primer complejo eólico santafecino.

Allí se prevé instalar 10 aerogeneradores de 2,5 MW de potencia y para ello Ingeconser se compromete a abonar, a quien resulte el titular de los derechos de uso y explotación de la unidad rural, la cantidad de U$S 2.500/año por equipo instalado.

Firmado el convenio, quedó fijada la conclusión del proyecto en un plazo de 18 meses. “Todo marcha conforme a los objetivos que se han ido planteando”, confirma a energiaestrategica.com, Miguel Del Castillo, director ejecutivo de Ingeconser, por lo que durante los primeros meses del 2016 el parque eólico estaría en funcionamiento.

Cuenta que los estudios de factibilidad técnica han sido “positivos”, la medición de vientos en la zona arrojó resultados favorables (6 m/s) y que más tardar en las próximas dos semanas la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación expedirá la categorización de impacto ambiental correspondiente, la cual consideran que quedará catalogada dentro de la “Categoría 1”, con la que “no serían necesarios estudios de impacto ambiental” por las características propias del proyecto.

Conseguida la habilitación de Ambiente, quedaría como paso final establecer un Contrato de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) por MWh con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), tal como establece la Resolución 108. Se estima que el precio a acordar oscilará entre los 108 y 120 dólares y se determinará dentro del próximo bimestre.