Las casas ofrecerán calidad de vida para las familias, con el mayor confort, garantizando la protección del medio ambiente y los recursos naturales, fomentando el ahorro de energía y consumo de agua e incorporando medidas que aprovechan al máximo las condiciones naturales del entorno”, describió la ministra de Medio Ambiente Daiana Hissa, quien conjuntamente con sus pares de los ministerios de Inclusión Social, Vivienda y Hacienda y Obra Públicas lleva adelante el proyecto.

La continuación de la avenida Centenario, que unirá las avenidas Fuerza Aérea y Justo Daract, ya casi está lista. La estructura central que se recupera para convertirla en la Escuela de Samba Industria Cultural Sierras Del Carnaval tiene el techo casi terminado. Las enormes estructuras de hormigón, que sirvieron para el funcionamiento de la fábrica de cemento, grises y marchitas, parecen haber vuelto a la vida con la pintura blanca.

Para la construcción de la Escuela de Samba se reciclará el 33% de las instalaciones, se evitará la construcción de 6 mil metros cuadrados disminuyendo en transporte, fabricación de materiales y demás la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera”, explicó en una oportunidad el arquitecto del Ministerio de Hacienda y Obras Públicas, Hugo Larramendi.

Avanzan los trabajos de recuperación y de limpieza

Las viviendas avanzan a buen ritmo, uno nuevo, diferente. “Es la primera vez que se hace una construcción de este tipo y vamos aprendiendo muchos detalles sobre la marcha”, explica el arquitecto a cargo del Ordenamiento Ambiental Territorial del Ministerio de Medio Ambiente, Juan Pablo Laugero.

Llama la atención en la obra las paredes negras de las viviendas. Se trata de la cobertura de pintura asfáltica que reviste la pared de ladrillo macizo que será la del interior de la vivienda. La del exterior se construye con ladrillo hueco, a pocos centímetros.

La doble pared funciona como el doble vidriado, es aislante y permite mantener la temperatura dentro de la casa haciendo más eficiente el funcionamiento de los acondicionadores de aire, tanto de frío como de calor”, detalló el arquitecto.

Las galerías que van a hacer de sostén a los paneles solares y fotovoltaicos ya se pueden vislumbrar. La sala donde se va a alojar el equipamiento de la biocasa ya está levantada. El cerco verde que dará privacidad al jardín y también hará de límite del paseo que se ubicará entre dos bloques de viviendas, ya se puede imaginar.

A un costado, las piezas de premoldeados con diseños geométricos, esperan. Serán recicladas y convertidas en juegos para los chicos.

Soñamos con que este barrio se convierta en modelo, no sólo para otros que pueda desarrollar el Gobierno Provincial, sino también para los privados. La tecnología que se incorporará a estos hogares está disponible, en su mayor parte, en el mercado puntano gracias al fomento en su instalación que impulsa el Estado. Sumarla en la construcción abarata los costos a largo plazo y protege el medio ambiente”, destacó la ministra Hissa.

barrio2

Comparación con vivienda estándar

Reducción de energía para calefaccionar: 65% de consumo.

Reducción del consumo de electricidad para iluminación: 70% anual.

Reducción del consumo energético para calentar agua sanitaria: 25% anual.

Reducción del consumo de agua sanitaria: 33% anual.

Equipamiento

Equipos termo-solares: para calentar agua para uso sanitario y calefaccionar la vivienda por losa radiante.

Aislación térmica: correcta aislación de las paredes, techos y aberturas DVH (doble vidriado hermético).

Uso y tratamiento del agua: uso racional del agua incorporando dispositivos que reducen su consumo: inodoro doble descarga, reductor caudal de agua para ducha y griferías.

Eficiencia energética: iluminación con tecnología LED y placas fotovoltaicas en viviendas y espacios públicos.

Separación de residuos en origen: incorporación al equipamiento fijo de cada vivienda de recipientes para la separación en origen; seco y húmedo.

Orientación de la vivienda: disposición de las viviendas con una orientación que permite un correcto asoleamiento y circulación interna de aire.

Forestación y cobertura vegetal: control de la radiación, tanto en verano como invierno, oxigenan el aire y mejoran las características del suelo.

Ventilación natural/cruzada: ubicación de aberturas de manera que permitan la ventilación natural del espacio interior.

Criterios urbanísticos: disponer y diseñar las manzanas y las viviendas, aprovechando las condiciones naturales del lugar, optimizando el trazado de la red de servicios y priorizando el diseño del espacio público.