A mediados de abril, los gobernadores de Santa Fe, Entre Ríos, y Córdoba, Miguel Lifschitz, Gustavo Bordet y Juan Schiaretti, respectivamente, enviaron una carta al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, solicitando “cupos exclusivos para la región” dentro del plan licitatorio de gobierno denominado ‘Programa RenovAr’.

Considerando el pedido, la cartera de Energía concedió una reunión que tendrá lugar el día de hoy en instalaciones de Ministerio, ubicado en Avenida Paseo Colón 171, CABA.

En principio está confirmada la participación del ministro Juan José Aranguren. De parte de las Provincias arribarán distintos referentes de cada Secretaría de Energía.

El planteo de las jurisdicciones se centrará en buscar alternativas para evitar que estos distritos repitan los magros resultados alcanzados en las subastas que se lanzaron en 2016 y aún siguen en curso.

Es que a pesar de que cuentan con importantes recursos, las tres provincias recibieron, en conjunto, apenas el 4 por ciento de la potencia adjudicada: menos de 80 MW sobre 2.423,5 MW.

De acuerdo a un informe elaborado por la Secretaría de Estado de la Energía de la Provincia de Santa Fe, la zona del litoral cuenta con una radiación solar promedio de 4,89 kWh/m2/día, el doble que Alemania, país pionero en el aprovechamiento de solar fotovoltaica.

Del mismo modo, según el mapa solar que elaboró la Secretaría de Energía de Entre Ríos, el nivel de radiación promedio al suroeste de la provincia es de 4,5 kWh/m2/día, mientras que al norte es de 5,33 kWh/m2/día, valor similar al santafecino.

No obstante, en ambos casos, el recurso no es lo suficientemente alto como para competir en licitaciones con latitudes del norte del país. Cosa similar sucede con la energía eólica, donde el sur argentino cuenta con un factor de capacidad promedio del 50 por ciento, envidiable a nivel mundial.

Lea también: «Gobernadores presentaron carta a Aranguren para pedir “cupos” de renovables»

En efecto, si bien otras provincias tienen mayor potencial, lo que alegan desde la Región Centro es que tienen capacidad para desarrollar proyectos de energías renovables a precios más competitivos que “los sistemas distribuidos de combustible líquido que está llevando a cabo la administración nacional”.

Se refieren a los generadores diésel que utilizan gasoil importado con un precio de entre 110 y 150 dólares el MWh, el doble del adjudicado al parque eólico de Achiras que se montará en el Provincia de Córdoba, al que CAMMESA le pagará 59,38 dólares por MWh durante 20 años.

El reemplazo de esta tecnología fósil en este contexto de crisis energética “permite desarrollar las economías regionales desde lo productivo, potenciando capacidades locales y generando puestos de trabajo, directos e indirectos”, subrayan.

Demanda en el lugar de origen

Otro de los puntos sobre el que harán hincapié las provincias durante la reunión de hoy tiene que ver con su ubicación privilegiada cerca de los grandes puntos de demanda eléctrica.

De acuerdo a un informe elaborado por el experto en energía Diego Margulis, durante abril de este año se consumió un total de 6.762 GWh en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y Gran Buenos Aires sobre un total de 9.732 GWh demandados en el país.

“El transporte de energía renovable desde los sitios de mayor disponibilidad del recurso natural (como por ejemplo La Patagonia, NOA o la Región de Cuyo) hasta los grandes centros de consumo ubicados en el centro del país, requiere de gran infraestructura con un alto costo correspondiente, agravado por las pérdidas de energía durante el transporte de largas distancias”, advirtieron los gobernadores en la carta enviada a Aranguren.

“En este sentido –agregaron- la generación de energía renovable distribuida en un mayor número de centrales, permite auxiliar a las distribuidoras locales con el aporte de generación eléctrica aportando calidad de energía y disminuyendo los costos de transporte”.