Según autoridades de distintas provincias y entidades del rubro bioetanolero, durante reuniones con funcionarios nacionales como con el propio ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, o miembros de la cartera como el subsecretario de Comercialización y Refinación, Pablo Popik, han manifestado la idea de apuntar al E26 (corte del 26 por ciento de bioetanol con naftas).

Del mismo modo, deslizaron la posibilidad de implementar el uso de vehículos con tecnología flex-fuel, los cuales son capaces de incorporar cantidades indistintas del biocombustibles hasta su uso al 100 por ciento. La medida obligaría a adecuar un escenario de venta de bioetanol al público en los surtidores.

Este tipo de políticas ya son llevadas a cabo con mucho éxito en países de la región productores de bioetanol como Brasil y Paraguay. ¿Es la hora de que Argentina se sume a esta iniciativa?

En diálogo con energiaestrategica.com, fuentes del sector a las que funcionarios les revelaron esta posibilidad precisaron que hasta el momento “sólo se trata de una idea que tiene el Gobierno; no hay un proyecto concreto”.

En contacto con este portal, empresarios del bioetanol de maíz sostienen que si Nación quisiera instrumentar una medida de esta talla, demoraría entre 4 y 5 años en aplicarla ya que debería reunirse con las diferentes partes implicadas y llegar a un acuerdo maduro.

Es decir, debería tener el visto bueno de las empresas petroleras, ya que se les quitaría un 16 por ciento de volumen de naftas además del 10 que ya se le vienen quitando y negociar con la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), a la cual se le podría abrir la posibilidad de atacar el mercado local, ya que actualmente exportan a Brasil los vehículos con tecnología flex-fuel.

Asimismo acordar con los productores de bioetanol de maíz y sucroalcoholeros para que amplíen su capacidad de producción y aventurándose a inversión.

Nosotros estaríamos dispuestos a acompañar la propuesta con todo gusto”, enfatizan los productores del biocombustible a base de maíz.

Recientemente el Gobierno Nacional elevó el corte de bioetanol en naftas en un 2 por ciento pero entregó el cupo enteramente al sector sucroalcoholero. Ahora desde el sector maicero esperan con ansias el aumento de mezcla a un 15 por ciento, tal como prometió el presidente Mauricio Macri en campaña.