Una de las cuestiones principales a resolver que les urge a las provincias al intentar legislar una normativa de balance neto es, además de los aspectos técnicos y regulatorios, la merma económica que deben atravesar las distribuidoras eléctricas una vez que se les permite a los usuarios volcar energía mediante paneles fotovoltaicos, aerogeneradores de baja potencia u otras fuentes renovables, provocando un resarcimiento a quien lo haga a través de la tarifa eléctrica.

Francisco Zambón, Gerente General de EPEN, dialogó con Energía Estratégica sobre la realidad del Ente, proyectos vinculados a la sustentabilidad en los que el organismo estatal ha participado y la posibilidad de que Neuquén pueda “obtener, en el futuro no muy lejano, una propuesta de regulación a poner a consideración de las autoridades provinciales”, añadió que es un tema que se encuentra “en discusión” en la provincia.

¿Cuál es la realidad económica de las distribuidoras en Neuquén?

En el caso de la principal distribuidora de la Provincia, el EPEN, la misma se encuentra en una situación de equilibrio económico. Si bien las tarifas están congeladas en el marco de los Acuerdos de Convergencia Tarifaria con la Nación, se han logrado realizar algunas obras y gestiones para mantener esta estabilidad.

¿El gobierno provincial mantuvo diálogos con las distribuidoras sobre una posibilidad de legislar una reglamentación de generación distribuida?

El EPEN, al ser la principal distribuidora en la provincia y ser un ente autárquico provincial, sostiene una estrecha colaboración en lo que se refiere a nuevos proyectos. De hecho el EPEN es la única distribuidora provincial que ha incursionado en el desarrollo de proyectos sobre energías renovables para atender el mercado rural disperso, con más de 2500 instalaciones fotovoltaicas, algunas micro centrales hidraúlicas y un sistema híbrido Eólico – Diésel. Por otra parte el EPEN participa de proyectos nacionales piloto para la instalación de paneles fotovoltaicos conectados a la red. En este sentido, EPEN participó a fines de 2013  del Proyecto: “Interconexión de sistemas fotovoltaicos a la red eléctrica en ambientes urbanos” con la ejecución de una instalación piloto en la sede del organismo en San Patricio del Chañar. Este Proyecto tiene por objeto introducir en el país las tecnologías asociadas con la interconexión a la red eléctrica, en áreas urbanas, de sistemas solares fotovoltaicos distribuidos, contemplando para ello cuestiones técnicas, económicas, legales y regulatorias.

En caso de que se reglamente esta política, ¿cuáles son las exigencias que se demandan desde las distribuidoras o en EPEN?

En primer lugar están los aspectos técnicos, que sin lugar a dudas todo equipamiento de generación debería cumplir para evitar la introducción de perturbaciones a la red, para ello se debe profundizar en las especificaciones técnicas y los ensayos y protocolos que se deberían solicitar. Por otro lado están los aspectos regulatorios, figura legal del generador renovable, otorgamiento de licencias, permisos, autoridad de aplicación, etc. Y por último nos encontramos con los aspectos económicos, qué incentivos se propondrán para promocionar la instalación de generación renovable en la red, y de qué manera la Distribuidora y el Estado pueden reflejar o contemplar este aspecto para que no sea un perjuicio económico a la Distribuidora. Son temas en discusión, con la esperanza de poder obtener en el futuro no muy lejano una propuesta de regulación a poner a consideración de las autoridades provinciales.