Durante la semana pasada se publicaron los precios del mes de febrero del bioetanol de manera discriminada, tal como se viene haciendo a partir del mes de diciembre luego de reglamentarse la Resolución 44/2014. La caída de ambos valores volvió a despertar críticas por parte de los productores que elaboran el biocombustible a partir del maíz (7,38 pesos) que están pidiendo que su precio suba a una cotización similar a la que se produce a base de caña de azúcar (8,61 pesos).

Es una barbaridad lo que está ocurriendo en bioetanol. Concretamente la fórmula que se ha publicado es completamente irracional, ya que no contempla la alta inversión realizada por las empresas”, puntualiza en diálogo con Energía Estratégica, Sergio Szuchet, director de la empresa fabricante Diaser.

Argumenta que las compañías de bioetanol a base de maíz, mientras más han invertido en su producción, “son castigadas” por la baja del precio fijado por litro porque pierden el dinero. “Se castiga a la inversión porque no se contempla dentro de la baja de precios progresiva que se viene dando; no hay compensación para las empresas que invirtieron más”, dispara el empresario.

Con esto se llega al absurdo de que para tener una mayor rentabilidad conviene desinvertir”, remata. Además, critica el modo en que se empleó la Resolución 44/2014, porque dice que se determinó después de que las compañías de biocombustibles a base de maíz hicieron sus desembolsos.

Szuchet dice que la inversión por litro de bioetanol de maíz está en el orden de un dólar; “estamos hablando de que una planta que produce 100 mil litros al año tiene que invertir 100 mil dólares”, grafica.

Lo peor de todo es la inseguridad jurídica que esto representa. No se respeta a las empresas que se han embarcado previamente a esta legislación y después te cambien las reglas de juego perjudicándonos”, señala y concluye: “cuando nosotros invertimos, las resoluciones establecían que el precio iba a ser el mismo, independientemente de la materia prima con el que se produciría el bioetanol, por eso decidimos volcarnos al que se elabora a base de maíz y eso no se respetó, como tampoco se respetó la rentabilidad eventual de hasta el 35 por ciento por sobre el costo en la medida que el precio de la nafta superase el precio específico obtenido de la estructura de costo”.