Desde hace más de una década que la empresa QMAX se emprendió al desarrollo de inversores. “De lo que fabricamos importamos un 30 por ciento que tiene que ver con la parte eléctrica que acá no se fabrica; todo lo demás: transformadores, cobre, chapa, gabinete, pinturas, plaquetas de control, todo eso se hace acá”, explica a energiaestrategica.com Juan Corica, uno de los socios que decidió fundar esta Pyme nacional.

Según el empresario, durante este 2015 el volumen de venta creció cerca de un 40 por ciento. Pero indica que no se trata de un aumento exponencial, ya que durante las últimas temporadas el nivel de ventas se dispara en ese orden.

Nosotros nos caracterizamos por dar un producto de calidad que compite con equipos norteamericanos y europeos y nos destacamos por brindar un servicio pre y post venta, como soportes, reparaciones; por eso nos eligen”, destaca Corica.

Describe que este crecimiento nacional fue posible porque “el nicho de mercado está protegido”. “Esa posibilidad de restringir las importaciones hizo que nosotros nos desarrolláramos para ganar volumen y ser más competitivos frente al exterior”, observa, aunque aclara: “así y todo no se puede comparar un producto nuestro con uno de origen chino”. “Hoy un inversor nuestro vale 1000 dólares y el chino 5000 pesos”.

No obstante, señala que el producto desarrollado en nuestro país es de una calidad superior: “Cuando vos comparás un inversor de mil nuestro contra uno chino tienen mucha diferencia: robustez, vida útil del producto, entre otras características”.

Es por ello que resalta el trabajo que desde el IRAM están llevando a cabo para crear una norma que exija ciertos parámetros de calidad en los inversores y garantice un mejor funcionamiento, evitando problemas en la red. “Al haber una norma podemos empezar a diferenciar inversores de calidad y ordenar un poco el mercado, limitando lo que ingresa”, considera.