Cumbre solar en México. Greenergy convocó a grandes voces del sector para dialogar sobre el estatus que mantiene los prosumidores y la generación distribuida y realizar algunas recomendaciones a futuro empresarios de este segmento del mercado. 

El panel de discusión denominado «Disrupciones en el sector solar, la nueva normalidad” fue más bien una mesa redonda propositiva del sector. Estuvieron presentes:

Angélica Quiñones, presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES)

Israel Hurtado, secretario ejecutivo de la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX)

Javier Romero, director de la Asociación Mexicana de Fabricantes de Equipos Fotovoltaicos (AMFEF)

Sebastián Ramírez, vicepresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF)

Durante el balance inicial del primer semestre del año, los referentes empresarios pusieron a consideración el reto que debió atravesar el sector frente a todos los acuerdos, políticas y programas emitidos por SENER, CENACE y la CRE, que se desprendieron de un pliego petitorio de CFE –dado a conocer en diciembre del año pasado– y el avance del Covid-19 como pandemia.

Angélica Quiñones, valoró que México está ante un “un reto mayúsculo” y que “la innovación y la certeza técnica tendrán un rol crucial para que la industria se recupere”.

La nueva normalidad, de acuerdo con la titular de ANES implicaría “un cambio de paradigma” que trae aparejado a la digitalización y que en ella hay retos pero también oportunidades. 

“Los nuevos inversores ya se podían prever desde la Ley de Transición Energética (…) Un punto clave hoy es la digitalización. Esto da una alerta a que debemos transformarnos. Lo veamos como un punto de oportunidad. Estas propuestas que suponemos que van a hacer [desde el Gobierno] las analicemos desde el punto técnico y demos soluciones”, opinó la Dra. Quiñones.

Y puntualizó: “es una oportunidad para ofrecer mejores servicios y trabajar por un mundo más digital”.

Durante el panel, los participantes dejaron en claro que, pese al revuelo de los últimos meses, los propietarios de paneles han podido seguir operando y las nuevas interconexiones de techos solares para usuarios particulares en redes de la CFE no se toparon con barreras significativas como sí lo hicieron grandes proyectos de generación en el mercado eléctrico mayorista.

Según la lectura de Sebastián Ramírez, vicepresidente de AMIF, las autoridades de Gobierno federal “no están en contra de las energías renovables, están en contra de los extranjeros”.

Aquello podría aumentaría el riesgo sobre la seguridad jurídica de contratos, generaría incertidumbre sobre inversiones y haría peligrar la permanencia de algunas empresas de capitales extranjeros que apuestan al crecimiento del sector en este mercado.

No obstante, el Ing. Ramírez señaló que el empresariado aún contaría con “oportunidades de diálogo” con las autoridades: “hay coherencia interna dentro de su mensaje. Tiene sentido. Hay que ver en qué aspectos podemos tener sinergias y en cuales no”.

¿Ese nacionalismo de la 4T genera nuevas oportunidades para los fabricantes en México? para el representante de AMIF la respuesta es sí; y, siguiendo su lectura, los actores locales deberían fortalecerse en el segmento de generación distribuida, que no tendría impedimentos para continuar bajo eventuales actualizaciones de regulación en el sector.

“Hay que ser pragmáticos para ver lo que le conviene al país (…) los propietarios de paneles pueden seguir operando, nuevas regulaciones en inversores podrán realizarse en el futuro pero no se ve como algo enteramente negativo”, consideró.

Por su parte, Javier Romero, director de AMFEF, dijo que “lo que mas requerimos para crecer en el sector comercial e industrial es financiamiento (…) pero los bancos están con miedo a prestar”.

Aquello no solo complica el avance de nuevas instalaciones, también un “retraso en las metas de sostenibilidad”, agregó Israel Hurtado, secretario ejecutivo de ASOLMEX.

Dos grandes retos debía enfrentar la industria en el corto plazo, según Hurtado, Mag. en Derecho Internacional, invitar a CFE a sentarse en la mesa de dialogo sobre el futuro de la generación distribuida e impulsar nuevos modelos de negocios como Community Solar.