A partir del oficio Nº CONAMER/19/6493, la Secretaría de Energía de México pudo continuar con el trámite para modificar “los Lineamientos que establecen los criterios para el otorgamiento de Certificados de Energías Limpias y los requisitos para su adquisición”.

Lo oficializó el día de ayer. Y entre los nuevos artículos deroga todas aquellas disposiciones, normas, lineamientos, políticas, criterios y demás normatividad que se le oponga a esta modificación (ver detalle).

De este modo, tendrán derecho a recibir CEL por un período de hasta por veinte años los Generadores Limpios que representan no sólo a las Centrales Eléctricas Limpias que hayan entrado en operación con posterioridad al 11 de agosto de 2014, sino también las Centrales Eléctricas Legadas, como aquellas de la CFE ya construidas previamente.

El sector de las energías renovables se puso en alerta con esta noticia, puesto que se vería comprometido el ingreso de nuevas fuentes de generación que estaban motivadas para dar cumplimiento a metas de transición energética del país.

Es preciso recordar que los Certificados de Energías Limpias (CEL) se crearon como el único instrumento para la promoción de energías limpias en la llamada Reforma Energética. Cuando se habla de «metas por cumplir» se hace referencia a tres principales porcentajes fijados en la Ley de Transición Energética, a partir de estas fuentes de generación: 25% en 2018, 30% en 2021 y 35% en 2024.

Adicionalmente, se exigieron obligaciones individuales para participantes del mercado para cumplir gradualmente entre 2018 y 2022: 5% en 2018, 5.8% en 2019, 7.4% en 2020, 10.9% en 2021 y 13.9 % 2222.

Al aprobarse esta modificación “el requisito de CEL pasaría a no tener sentido”, según analistas consultados por este medio. Porque, esos porcentajes no irían en un crecimiento real si se suman centrales precedentes.

Rechazo multisectorial

En este escenario, las asociaciones más representativas del rubro – ASOLMEX, AMDEE, COGENERA MÉXICO, AMDE, AMEXHIDRO – coordinaron un comunicado de prensa, cuestionando la medida.

«Las modificaciones unilaterales que la Secretaría de Energía efectuó a los lineamientos para el otorgamiento de los Certificados de Energía Limpia (“CELs”) –ignorando los comentarios de más de 60 empresas, asociaciones industriales y organizaciones de la sociedad civil– son inaceptables», sentenciaron.

Y explicaron que «los cambios contravienen principios básicos de la protección a las inversiones, amparados no sólo en el marco jurídico mexicano sino también en tratados internacionales».

Los empresarios aseguran que implican un cambio fundamental en el marco jurídico y regulatorio del sector eléctrico con un daño directo económico en los proyectos de inversión privada en desarrollo, construcción y operación.

«Acudiremos ante las instancias competentes, nacionales e internacionales, para defender nuestros derechos», se plantaron ante la Sener.

Sostienen que «gracias al marco regulatorio que hasta ayer estaba vigente, según datos publicados por la Comisión Reguladora de Energía en la Memoria de Cálculo de Tarifas, la energía proveniente de fuentes limpias para CFE Suministro Básico a partir de 2014 es 63% más económica que la energía que adquiere en el Mercado Eléctrico Mayorista – incluyendo el costo de los CELs -, y más económica que la de los contratos legados con CFE generación en 37%. Estos beneficios no se podrán obtener con el acuerdo impuesto».

Por último, concluyeron que «el cambio, que afecta los derechos de los inversionistas y destruye el principal mecanismo para incentivar la inversión en energías renovables, sienta un precedente contrario a la confianza de los inversionistas».