A mediados de este mes, Diputados llegaron a un acuerdo sobre las características del proyecto de Ley de Generación Renovable Distribuida que debiera presentarse en la Comisión de Energía y Combustibles de la cámara baja. Como resultado de este proceso, se unificaron varias propuestas de distintos legisladores en un solo texto (ver en línea).

La tarea no fue sencilla. Demoró mucho tiempo el proceso ya que se invitó además a participar a diferentes actores protagónicos del sector eléctrico, ya sea del sector privado como del propio Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

Una de las entidades que participó activamente fue la Asociación de Grandes Usuarios de Energía Eléctrica (AGUEERA). “Nuestra Asociación nuclea a grandes consumidores de energía eléctrica y, por tal motivo, la seguridad de abastecimiento y el costo de la misma es motivo de constante atención”, cuenta a Energía Estratégica, Julia Carruthers, su gerente.

Lea también: «Reunión y advertencia: los próximos pasos de la Ley de Generación Distribuida»

“Al respecto del proyecto de energías distribuidas que se está consensuado entre diputados de distintos bloques, esta Asociación considera necesario y positivo avanzar hacia una diversificación de la matriz energética del país, que incluya las energías renovables, en tanto contribuyan a la seguridad de abastecimiento, reducción de costos y mejora de los indicadores ambientales del sector”, respalda la dirigente.

Al mismo tiempo, Carruthers resalta que “AGUEERA entiende que este proyecto de ley es necesario para ponernos en línea con los países más avanzados en la materia”, ya que es un complemento al marco regulatorio actual de la energía eléctrica (ley 24.065), que no habilita la posibilidad de que un usuario de la distribuidora inyecte energía a la red, “motivo por el cual vemos esta discusión en pos del consenso en la HCDN como un paso en la dirección correcta”.

Lea también: «Doble medidor: la “sugerencia” de FACE y ADEERA a la Ley de Generación Distribuida»

En esa misma línea, la gerente de AGUEERA destaca los avances que poseen este tipo de tecnologías, “en especial en lo que hace al almacenamiento de energía y cómo están cambiando los paradigmas en cuanto a la figura del prosumidor y la posibilidad de gestionar el uso de energía”.

“Recordemos que Argentina posee una de las mayores reservas de litio, lo que esta ley nos abre una posibilidad interesante para agregar valor a los recursos naturales y de desarrollar tecnología para acompañar el proceso”, considera.