Colombia está en una situación compleja por la baja de la cota de sus embalses debido a la sequía. La producción de energía de las represas se reciente y algunos consultores predicen que el precio de la energía seguirá subiendo. La última semana de mayo promedió los 113 dólares por MWh, casi el doble de lo que costó en 2019, haciendo comparaciones sobre los mismos períodos.

Para analizar esta situación y el estado del avance de los proyectos de energías renovables en el marco de la pandemia mundial y las medidas para mitigar su avance (cuarentena obligatoria), Energía Estratégica entrevistó a Natalia Gutiérrez, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen).

¿Qué análisis hace de la situación actual de los embalses en Colombia?

El sector eléctrico colombiano cuenta hoy en día con un marco robusto y claro de operación para poder anticipar, afrontar y mitigar cualquier periodo de riesgo de desabastecimiento en el sistema.

La principal lección que dejó el periodo de El Niño 2009-2010, en materia de política pública, fue la necesidad de definir señales y reglas de operación claras y estables para minimizar los riesgos de un posible periodo de desabastecimiento de demanda eléctrica en el país.

Como consecuencia, en el 2014, la Comisión de Regulación de Energía y Gas expidió la reglamentación definitiva del Estatuto para Situaciones de Riesgo de Desabastecimiento.

El estatuto es, en definitiva, un mecanismo de acción que incluye dentro de sus procedimientos el continuo monitoreo a variables como energía disponible, precios de bolsa y proyecciones de racionamiento, bajo las cuales se puede llegar a determinar, de manera integral, el riesgo real del sistema.

En este sentido, nosotros consideramos que el camino más efectivo para enfrentar estos periodos de hidrología atípicos es seguir realizando el monitoreo en tiempo real de la situación, analizar la evolución de las diferentes variables de riesgo para el sistema y dejar actuar al mecanismo reglamentado para afrontar este tipo de situaciones, como lo es el estatuto en mención.

Hay pronósticos que dicen que para principios del 2021 la energía se encarecerá a precios superiores de 120 dólares por MWh. ¿Consideran que existe esa posibilidad?

Con respecto a los precios, desde Acolgen hemos realizado diferentes estudios a lo largo de los años para estimar la competitividad real de los precios de generación en el país.

Particularmente con la implementación de nuestro observatorio de precios el año pasado, hemos podido encontrar que Colombia es uno de los países más competitivos en términos de precios de generación de energía eléctrica a nivel mundial.

Mediante evaluaciones robustas y detalladas sobre los precios de generación, en las cuales consideramos todas las cargas y costos variables particulares de cada mercado de manera desagregada, hemos podido observar que tanto para el año 2018 como para el año 2019, de los 35 países analizados, Colombia se ha mantenido en el top 5 de países con menores precios de generación de energía eléctrica.

Cuando uno compara los resultados a nivel regional observa que Colombia mantiene precios menores que los correspondientes a países más desarrollados en la región, como Brasil y Chile, tanto para el segmento de mercado regulado como no regulado.

En cuanto a los proyectos de energías renovables adjudicados en la subasta a largo plazo, ¿en qué estado se encuentran hoy? 

En la actualidad, las empresas de Acolgen tienen en desarrollo 21 proyectos de energías renovables, que representan 3.374 MW adicionales para el año 2023; esto es un crecimiento de cerca del 20% de la capacidad instalada actual del país a partir de fuentes limpias.

De estos 21 proyectos, el 28% fue asignado mediante el mecanismo de expansión de Cargo por Confiabilidad y el 24% son proyectos que fueron asignados mediante la subasta de contratación a largo plazo de energía del Ministerio, un mecanismo propuesto para asegurar el abastecimiento con plantas de fuentes no convencionales como solar y eólica.

Es de destacar, que el 83% de las asignaciones de este último mecanismo fueron para empresas asociadas a Acolgen.

El 48% restante de los 3.374 MW, son proyectos de generación que hoy en día están siendo financiados a riesgo propio de los inversionistas en alianzas público-privadas, particularmente, creyendo en la institucionalidad y seguridad jurídica del sector y en los meca-nismos de contratación a largo y corto plazo que pueden llegar a asegurar su viabilidad financiera.

Una cifra importante es que para el año 2023 Colombia tendrá un poco más de 16.000 MW instalados de energías renovables, siendo uno de los sectores eléctricos con mayor integración de renovables a nivel mundial.

¿Las demoras ocasionadas por el COVID-19 cómo podrían afectar sobre los contratos firmados? ¿Requerirán de mayor plazo en sus hitos de construcción?

Para el año 2023 se tiene proyectada la entrada de cerca de 5.786 MW de nuevos proyectos de generación de todas las tecnologías; comprendemos que la situación actual nos hace un llamado a trabajar de manera conjunta y articulada, y de esta manera, continuaremos sin pausa haciendo todos los esfuerzos necesarios para garantizar la entrada oportuna de los proyectos, pues estos sin duda serán vitales para seguir prestando un servicio al sector eléctrico, continuo y confiable, bajo los principios de seguridad energética y eficiencia económica.

En cuanto a consultas previas, ¿se están desarrollando?

En cuanto a las consultas previas, podemos decir que hemos avanzado para que se puedan adecuar a la coyuntura actual, brindando todas las garantías a las comunidades y respetando este derecho.

¿Qué expectativas le genera que el Gobierno esté trabajando en un proyecto de Ley al respecto?

Estamos trabajando de la mano con el Ministerio de Minas y Energía y el Ministerio del Interior para establecer los procedimientos necesarios y el cambio de dinámica que se requiera para poder avanzar en los proyectos de energías renovables.

El Ministerio del Interior ha fortalecido la Autoridad Nacional de Consulta Previa para el desarrollo de los proyectos. Adicionalmente, están trabajando de la mano con las comunidades aledañas a los proyectos para establecer, de manera conjunta, los protocolos necesarios durante la coyuntura actual.