En un artículo publicado por la revista Sciencemag el pasado mes de Enero, Barack Obama hace un recuento de las acciones tomadas por su gobierno contra el cambio climático y cómo los beneficios de las energías limpias fortalecen la economía pública y privada, la productividad y la eficiencia que a continuación reseño:

La actividad humana ha incrementado los gases de efecto invernadero y liberado dióxido de carbono a la atmósfera, lo cual contribuye al aumento del promedio global de la temperatura, alterando el comportamiento del clima y acidificando los océanos.

Consciente de esto, el gobierno de Barack Obama adoptó una política económica dónde las energías renovables tuvieron un rol principal. En estos momentos de transición política es necesario analizar y valorar los logros obtenidos a nivel particular ya que se demostró que la mitigación de los gases de efecto invernadero y la reducción de dióxido de carbono no está en conflicto con el crecimiento de la economía, por el contrario, la hace más eficiente, productiva e innovadora, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas.

Lo anterior evidencia que cualquier estrategia económica que esté ignorando estos temas, tendrá un costo mayor a nivel local y global, resultando en la pérdida de empleos y una economía con poco o nulo crecimiento a largo plazo.

Un dato por demás alentador, reportado por el Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE), revela que los costos por producción de electricidad mediante energías renovables disminuyó dramáticamente del 2008 al 2015: el costo de la electricidad generada por viento descendió 41%, por producción de sistemas fotovoltaicos instalados en techos descendió 54%, por granjas solares descendió 64%; De acuerdo con Bloomberg New Energy Finance, 2015 fue el año récord para las energías renovables, ya que las inversiones llegaron a ser más atractivas, al doble comparándolas con las inversiones donde se utilizan combustibles fósiles para generación de electricidad.

El sector privado de EU ha concluido que la reducción de emisiones no sólo es buena para el ambiente, también logra reducir costos para beneficio de los consumidores y tiene retornos de inversión atractivos para los inversionistas. Un caso de éxito es Google, que operará al 100% con energías provenientes de fuentes renovables, (data centers y oficinas) para 2017.

Otra consecuencia positiva de esta política fue la inspiración que transmitió a nivel global a otras naciones, lo cual quedó plasmado en el Acuerdo de París, donde más de 110 naciones, que representan el 75% de las emisiones globales, lo firmaron y pusieron en marcha en menos de un año. El Acuerdo de París es un documento que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y residencia de los ecosistemas efectos del calentamiento global.

Con todas estas evidencias, la decisión de adoptar las energías limpias es factible en nuestro país, y no sólo debe ser una decisión de Estado, también la iniciativa privada y nosotros como ciudadanos debemos participar, para mitigar los efectos del cambio climático y beneficiar nuestra economía.

Como en cualquier iniciativa, debemos de tener claro el punto de partida para poder dar una solución, que en nuestro caso es ¿Cómo consumimos la electricidad en México?, tema que abordaremos en la próxima colaboración.

Fuente: iluminet.