8 de octubre 2014

Argentina y una mirada legal sobre edificaciones sustentables

Argentina recién está comenzando un proceso de desarrollo en construcciones autosustentables, camino que la Unión Europea y Estados Unidos hace tiempo vienen transitando y obteniendo resultados fabulosos. Si bien el costo inicial de una vivienda sustentable puede ser superior al de las construcciones convencionales, se estima que en mediano plazo el particular se recupera lo […]


Argentina recién está comenzando un proceso de desarrollo en construcciones autosustentables, camino que la Unión Europea y Estados Unidos hace tiempo vienen transitando y obteniendo resultados fabulosos.

Si bien el costo inicial de una vivienda sustentable puede ser superior al de las construcciones convencionales, se estima que en mediano plazo el particular se recupera lo invertido con lo que se ahorra en energía.

Con respecto a las normativas, nuestro país ya cuenta con dos que están reguladas por el Instituto Argentino de Normalización y Certificación –IRAM-, una de ellas en nuestra ciudad y la otra en la de Buenos Aires, pero ambas sólo contemplan la ingeniería de climatización de las viviendas, dejando fuera otras cuestiones de importancia.

Sin embargo, vale destacar que en el proyecto de arquitectura y en los sistemas constructivos, tener en cuenta las cuestiones térmicas “es una de las cosas más importantes”, explica a este medio Eugenio Siri, titular de la empresa Grupo Madero “Arquitectura y Construcción”, y agregó que entre el 35 y 40 por ciento de la energía que se gasta en una vivienda tiene que ver con la búsqueda de una climatización agradable.

Observó que debido a las condiciones climáticas, la altitud, la humedad, la temperatura, los vientos y otras cuestiones que van variando a lo largo y a lo ancho de nuestro país, se hace indispensable la creación de legislaciones diferentes según la zona.

Sobre estas cuestiones remarcó el buen trabajo que está llevando a cabo el IRAM, quien “se encarga de estudiar cada una de las zonas y establecer cuáles son las condiciones de diseño para las cada una de las construcciones que se van a hacer”.

Ahondando en la ordenanza 8757, aquella que rige para Rosario, hizo hincapié en que la posibilidad de construir de manera sustentable queda circunscripta a una superficie útil superior a 500 m2. Sobre este punto Siri sostuvo: “No me parece mal porque por algo hay que arrancar pero paulatinamente hay que ir bajando esa exigencia a construcciones mínimas”.

En ese sentido aseveró que en lo que respecta a viviendas sociales, de bajos recursos, construir hogares autosustentables “es fundamental”, ya que la construcción de casas con ladrillos huecos provoca una irregularidad en la temperatura que invita a un gasto de energía, que se traduce, por supuesto, a un gasto económico.

En ese caso, un mayor ahorro de energía estaría yendo de la mano con una buena política de vivienda social”, resumió.
Por otra parte, sobre los recursos que presenta nuestro país para poder llevar a cabo construcciones masivas de este tipo, el especialista calificó que nos encontramos con “todo” el capital para poder levantar este tipo de edificaciones y que “lo que falta es conciencia” para ello.

Impedimentos no convencionales

En otro orden de cosas, apuntó a que un gran impedimento para este tipo de edificaciones no convencionales tiene que ver con el grupo empresario inmobiliario. “Hay luchar contra el lobby de las desarrolladoras inmobiliarias”, advirtió.

Además, agregó que otro problema viene desde un gran desconocimiento de los arquitectos a la hora de tener que asesorar a aquellos interesados por este tipo de edificaciones.

En contrapunto criticó la política de construcción del “gran paño vidirado” que tan utilizado es en lo edificios de las grandes ciudades. “Se ha traído a la Argentina como diseño innovador sin tener en cuenta la gran pérdida de temperatura que genera y la desprotección frente a los rayos solares que obliga a tener el aire acondicionado prendido todo el verano”, concluyó.

5 Comentarios

  1. ViejasLocas

    Este texto es más grande

    Responder
  2. Ricky Miccino

    Con los subsidios a la energia, se da la paradoja que el estado subsidia mas al que mas tiene. La construccion sustentable no es necesariamente mas cara. Orientar bien una ventana no tiene costo, crear circulacion de aire por diferencia de presion no tiene costo, colocar y dimensionar bien los aleros, que permitan el 100% de rayos solares en invierno y un 100% de sombra en verano, no tiene costo. Los grandes ventanales son posibles, siempre que esten bien orientados y bien protegidos y controlados. En la provincia de Buenos Aires, la ley 13059 ya obliga a los profesionales de la construccion, a diseñar la envolvente de una forma energeticamente eficiente. Que los municipios no lo exijan no nos exime de la obligacion como profesionales.

    Responder
  3. Pablo Kulbaba

    Buenas. Para construir «sustentablemente», no sólo hay que ir por las soluciones de mucho dinero. También están los materiales que tienen poca energía en su manufactura. La extracción, preparación y transporte del barro para construir con tierra cruda requiere menos del 10% de la energía que requiere la producción del cemento.
    En argentina hay más de 15 municipios que tienenordenanzas que expresamente autorizan la construcción con barro. En este enlace hay una comparativa que preparé hace un tiempo, y también están las ordenanzas que pude recolectar.
    https://drive.google.com/folderview?id=0B5_1nn3MloQCajFTcER1M3Qyb2M&usp=sharing

    Responder
  4. Cecilia Castro

    hola que interesante este articulo ya que estoy construyendo una casa de adobe y techos verdes y hace 2 meses la comuna me tiene parada la obra por desconocimiento hoy la respuesta mas concreta que tengo a mi proyecto es que los techos verdes solo los puedo utilizar en espacios semicubiertos y galerias no fundamentando la negativa hacias otros sectores ojala estas ordenanzas se logren en muchos lugares mas de nuestro pais

    Responder
  5. José María Sastre

    Sería importante la implementación unica de normativas estatales para la mejora de la edificación, como la que recientemente tenemos en España, (exigida por nuestra incorporación a la Comunidad Económica Europea), que es el El Código Técnico de la Edificación (CTE).

    El CTE marca las Exigencias Básicas de calidad que deben cumplir los edificios que se refieren a materias de seguridad (seguridad estructural, seguridad contra incendios, seguridad de utilización), habitabilidad (salubridad, protección frente al ruido) y ahorro de energía.

    El CTE también se ocupa de la accesibilidad universal de las personas con discapacidad, LIONDAU.

    El CTE pretende dar respuesta a la demanda de la sociedad en cuanto a la mejora de la calidad de la edificación a la vez que persigue mejorar la protección del usuario y fomentar el desarrollo sostenible. El CTE se aplica a edificios de nueva construcción, a obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación y a determinadas construcciones protegidas desde el punto de vista ambiental, histórico o artístico.
    Ver http://www.codigotecnico.org/web/cte/presentacion/

    Inspírense en lo que todo el sector de la construcción ha puesto en marcha en España.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com