14 de diciembre 2018

Argentina y Reino Unido trabajan mancomunadamente sobre nuevos tratamientos de la biomasa vegetal

Del 29 al 31 de octubre pasado, en las instalaciones del Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN) de Ciudad de Buenos Aires, se desarrolló el Taller ‘Bioenergía y Biotecnología Industrial’, el cual se centró en tres ejes temáticos. Por un lado, la prospección de la biomasa disponible y mejora de la composición química […]


Guido Gubinelli

Por

guido.gubinelli@energiaestrategica.com

Etiquetas: , , , ,

Del 29 al 31 de octubre pasado, en las instalaciones del Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN) de Ciudad de Buenos Aires, se desarrolló el Taller ‘Bioenergía y Biotecnología Industrial’, el cual se centró en tres ejes temáticos.

Por un lado, la prospección de la biomasa disponible y mejora de la composición química y organización de la pared celular de los cultivos bioenergéticos; por otro, la exploración de rutas de pretratamiento de la biomasa y adaptación de procesos para diferentes cultivos; y, finalmente, sobre el descubrimiento y optimización de las enzimas hidrolíticas para la deconstrucción de la biomasa.

En una entrevista para Energía Estratégica, Alberto Acevedo, especialista del INTA Castellar, quien integró el taller, cuenta lo que dejó la triple jornada de trabajo, en la que participaron científicos y funcionarios de Argentina y Reino Unido.

¿Cuáles fueron las principales conclusiones sacadas del Taller “Bioenergía y Biotecnología Industrial”?

En el orden local, se han iniciado los primeros contactos para generar una red de colaboración en bioenergía y biotecnología industrial entre referentes de diferentes instituciones nacionales.

Los organizadores del Taller – Alberto Acevedo (INTA) y Leonardo Gómez (Universidad de York) -, junto a Colin Miles (BBSRC) y Beth House (NERC) mantuvieron sendas reuniones con Juan Balbín (Presidente del INTA) y Lino Barañao (Secretario de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva).

Ambas han resultado muy positivas, habida cuenta que han demostrado su compromiso institucional al asegurar su apoyo a un mayor desarrollo de ideas sobre el aprovechamiento integral de la biomasa vegetal y la búsqueda de financiamiento necesario. En este sentido la contraparte británica escribirá un documento que se analizará durante el próximo año.

Asimismo ha sido bien recibida la potencial formación de una red de colaboración entre Reino Unido, Argentina, Brasil y Colombia para presentarse a la convocatoria de la fuente de financiamiento Newton.

¿Cuál es el potencial bioenergético de la Argentina y cómo se está aprovechando actualmente?

La diversidad de climas y suelos presentes en el Territorio Nacional propician el crecimiento y desarrollo de numerosos cultivos con potencial bioenergético.

Sin embargo, sólo 3 cultivos (maíz, soja y trigo) concentran más del 90% de la producción de granos y del área de siembra estimados para la campaña 2018-19 y dos de ellos constituyen la materia prima para la producción de biocombustibles de 1ra generación.

En este escenario, independientemente del mercado, sería altamente deseable que la contribución de otros cultivos a la productividad y área plantada fuera más balanceada.

Sería necesario además contar con el relevamiento de la disponibilidad de biomasa a nivel nacional y la caracterización química de aquellos cultivos que podrían ser materia prima para la producción de biocombustibles, tanto de 1ra cuanto de 2da generación, en un marco de agricultura económica, social, y ambientalmente sostenible.

Tal relevamiento debería ser dinámico a fin de mantener actualizada la disponibilidad de biomasa.

Recientemente, un convenio entre INTA y FAO permitió el mapeo del relevamiento de biomasa con fines bioenergéticos en Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco y Santa Fe. Anteriormente, estudios similares se habían realizado en el marco de cartas de intención con las provincias de Tucumán, Salta, La Pampa, Mendoza y Córdoba.

En este contexto no es un tema menor la formulación de políticas energéticas en tiempo y forma. Es indispensable que las políticas energéticas antecedan a los desarrollos energéticos a fin de que cualquier desarrollo energético se encuadre en la normativa del caso.

Lea también: «Buenos Aires presenta oportunidades de desarrollo en bioenergía y conecta a productores con bancos y empresarios del sector»

¿Están trabajando mancomunadamente o manteniendo diálogo con el Poder Ejecutivo para intensificar su aprovechamiento?

Más allá de la reunión con Lino Barañao, Secretario de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, no se ha establecido canal de comunicación con el Poder Ejecutivo, aunque sería promisorio establecerlo.

¿Se repetirá la experiencia el próximo año?

La realización del Taller “Bioenergía y Biotecnología Industrial” es consecuencia de una cadena de acontecimientos que se remontan al 2011. El antecedente inmediato anterior al Taller es la aprobación del subsidio “BBSC Partnership Award” en noviembre de 2017 bajo el título “Establishing a Joint UK-Argentina Partnership in Industrial Biotechnology and Bioenergy”- cuyo investigador responsable es Simon McQueen Mason (Universidad de York) – que permitió, entre otras cosas, financiar el viaje y estadía de la delegación británica al Taller realizado recientemente.

Al momento no está decidido lugar y fecha de la próxima reunión.

2 Comentarios

  1. Roberto Rabello

    Esta posición atenta contra el derecho a la alimentación: «La diversidad de climas y suelos presentes en el Territorio Nacional propician el crecimiento y desarrollo de numerosos cultivos con potencial bioenergético». Quemar alimentos (o lo que podría haber sido un alimento) es un crimen

    Responder
  2. Emiliano Huergo

    El debate alimentos vs energía lo empezaron a plantear supuestos «ambientalistas» hace 20 años cuando comernzaron a surgir con fuerza los biocombustibles. Quedó totalmente demostrado que no hay una competencia, por el contrario, hay una sinergia. En el caso de biodiesel, ni hablar. Por cada tonelada extra de soja cosechada, hay 200 kg de aceite que transforman en casi 200 kg de biodiesel más 15 kg de glicerina -insumo clave en muchas industrias, incluso la alimenticia- que desplazó a la fósil. Ya no existe más, es toda vegetal y vale la quinta parte de lo que costaba hace 20 años.
    En el caso del etanol, hay dos fuentes. Caña de azúcar y maíz. En el primer caso, el etanol puede elaborarse a partir de la melaza -un residuo, y/o directo del jugo de la caña. La sobreoferta mundial de azucar lleva a que día a dia los ingenios se vuelquen aún más a la producción del biocombustible. En el caso del maíz, cada país prácticamente se autoabastece. El comercio mundial, es apenas el 10% de la producción mundial. Es un cereal de muy bajo valor, cuya logística

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019


PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com