Un grupo de cuarenta referentes de nuestro país, con amplia trayectoria en cuestiones ambientales, publicaron un un documento conjunto titulado “La Agenda Pendiente ante la Crisis Ambiental” en donde se pone la mirada en la falta de atención hacia una estrategia y acciones que mitiguen los efectos del cambio climático. 

Y en materia energética, el principal foco está en los subsidios hacia los combustibles fósiles y el rol de las renovables en Argentina, teniendo en cuenta que la transición energética ocupa un papel central en la discusión ambiental global. 

Juan Carlos Villalonga, experto en temas energéticos y ex diputado nacional, fue uno de los partícipes de este documento, por lo que dialogó con Energía Estratégica y brindó más detalles al respecto

“Señalamos algo esencial en la lucha contra el cambio climático: La industria de los fósiles debe dejar de ser subsidiada. Es parte central de la descarbonización. Las nuevas tecnologías limpias pueden competir perfectamente y participar más en el mercado energético en la medida que emparejemos la cancha”, aseguró. 

“Se suele tener la errónea idea que los fósiles son competitivos por naturaleza, pero en realidad debemos observar la cantidad de dinero que colocamos en el sector a través de subsidios directos, alivios impositivos, precios sostén y más”, agregó.

Bajo esa misma línea, planteó que si las tarifas eléctricas dejan de tener subsidios, la capacidad instalada en generación distribuida podrá aumentar “por sí sola”. 

“Si además colocamos al Estado utilizando los mecanismos que las Leyes Nacionales N° 27191 y 27424 proporcionan, no haría falta mucho más. Aunque creo que los marcos regulatorios en materia de movilidad eléctrica, bioenergías e hidrógeno sí están muy mal”, aclaró.  

Por otro lado, Villalonga comentó cuáles son los efectos adversos que el país podría tener por el hecho de no estar alineado al mundo respecto a las políticas y medidas frente al cambio climático ante la crisis ambiental. 

“Los parámetros de performance ambientales cada vez son más determinantes para la inserción como país en ciertos ámbitos y acuerdos comerciales. La viabilidad para desarrollarse productivamente está muy condicionada por la buena o mala política ambiental y eso es parte de lo que queremos señalar con este documento. Una alerta que hacemos a la dirigencia política, empresarial, social”, manifestó. 

“Es extremadamente importante acoplarnos al proceso de descarbonización que se está dando, quedarnos afuera, rezagarse, es un gran problema en términos económicos. Tratamos de advertir que en el mundo se producen transformaciones en las que Argentina está quedando afuera por no estar en sintonía con la agenda verde global”, concluyó.