‘NAMA’ (Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación, por sus siglas en inglés) es un concepto formalizado en 2007, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y tiene como objetivo apoyar a los países en el desarrollo de políticas que apunten a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En febrero del 2014, la gestión de gobierno anterior firmó un acuerdo con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) para comenzar a desarrollar acciones en ese sentido. La propuesta quedó a cargo del Proyecto la Promoción de la Energía Derivada de Biomasa –PROBIOMASA-, en el marco de la creación de una Estrategia Nacional en Cambio Climático.

Documentos que datan de aquella época apuntaban: “el potencial de mitigación de la NAMA de PROBIOMASA es: 1,2 millones tCO2e/año en 2016 (400 MW); y 8,3 millones tCO2e/año en 2030 (2.650 MW)”. Y precisaban que de esos 400 MW, 200 MW podrían ser térmicos y 200 MW eléctricos en concepto del desarrollo de entre 30 a 50 proyectos.

No obstante, Miguel Almada, Director Nacional de Bioenergía del Ministerio de Agroindustria y referente de PROBIOMASA, en una jornada de inter-cooperativas realizada en la ciudad de Córdoba, aseguró que tienen “identificados alrededor de 156 proyectos de biomasa con fines energéticos, tanto térmicos como eléctricos” para desarrollarse en este marco.

Lea también: «Fijan precios por MWh: la carta que actores del biogás presentaron al Ministerio de Energía»

Destacó que las provincias donde se concentran la mayor cantidad de proyectos son: Misiones, Tucumán, Santa Fe, Corrientes, Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos.

Ahora, para su desarrollo, desde Agroindustria, junto a las carteras de Energía, Ambiente y Hacienda, están desarrollando una estrategia para gestionar capitales en el Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés), mecanismo financiero creado a finales de 2011 por la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés).

Consultado por Energía Estratégica sobre los montos que se pretenderán solicitar, Almada no dio demasiadas precisiones y soltó: “serán varios millones de dólares que fluirán directamente al financiamiento de los proyectos”.

Sobre plazos, el Director Nacional de Bioenergía del Ministerio de Agroindustria y referente de PROBIOMASA indicó: “La idea es tener activo los fondos para el 2018”.

Cabe destacar que PROBIOMASA viene trabajando desde el 2012 en cuestiones vinculadas al tratamiento de la biomasa y ya cuenta con rúbricas de cartas de Intención de cooperación de acciones de promoción de este recurso con 15 Provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, además de Universidades, institutos técnicos como el INTA e INTI y entidades del sector.

Lea también: «Licitaciones: actores del rubro bioenergético llevarán propuestas al Gobierno»

Asimismo, la entidad coordina mesas de trabajo tanto de biomasa seca como de biogás, enfocado para la generación de energía eléctrica. En estos espacios participa el sector privado, académicos y funcionarios tanto de los ministerios de Agroindistria y Energía, entre otros.

Como novedad, este viernes desarrollará la primera mesa de trabajo de biomasa enfocada para energía térmica donde se esperan actores de envergadura en el área, además de funcionarios.