El acuerdo de compromiso establece cinco puntos que Chubut solicita y deberá cumplir en caso de que asuma Alberto Fernández la presidencia el 10 de diciembre.

El primer punto saliente tiene que ver con la reclamada reparación histórica por la que se busca recuperar la diferencia de Coparticipación ocurrida en 1985 por la pérdida de 0.4846 % entre la ley 20221, la cual que se fijaba la coparticipación para Chubut en 1.8646% y la que se estableció en la Ley 23548 que la disminuyó al 1.38%.

El segundo punto está enfocado en la política petrolera. Establece la “reparación histórica por la contribución desde 1907 a través de la entrega del crudo producido en la zona sur de Chubut”.

El tercero, involucra puntualmente a la energía eólica. “Por un lado que se reconozca a Chubut una regalía como consecuencia de la generación que se realiza en nuestra zona”.

Y en el mismo segmento, Arcioni solicitó promover y capacitar “a nuestras industrias metalúrgicas en la fabricación de piezas aptas para nuevos molinos, cuya producción pueda ser exportada”. Así indica el acta de compromiso.

Ya a principios de año, más precisamente en febrero, Arcioni se había pronunciado sobre este tema, desatando fuertes críticas de la industria: “Las inversiones en energía eólica no nos dejan nada”, expresó en declaraciones a los medios locales de comunicación.

Y con ese puntapié, minutos más tarde el por entonces ministro de Infraestructura, Raúl Chicala, transformó la idea en una acción de Gobierno concreta: “estamos viendo que armas tenemos, que no son muchas por ahora, para ver qué acción podemos implementar en torno al cobro de algún impuesto que deje algo para Chubut”.

Las empresas privadas que avanzaron con parques eólicos en la zona como Goldwind, YPF, Genneia y Aluar, no están de acuerdo con la instrumentación de una regalía a la generación eólica.

Por eso desde el Ejecutivo de Chubut desmintieron la medida tras las repercusiones y críticas del sector empresario. Cabe aclarar que, en ese momento, el propio Arcioni estaba en campaña para la reelección en su provincia. Ahora que Fernández necesita de su apoyo, insiste con el tema.