«El miércoles de la próxima semana tenemos una reunión en Buenos Aires (Argentina) con el ministro de Energía y Minería de ese país, Juan José Aranguren, para hacer una propuesta formal de cuánto de energía a corto plazo tenemos, cuánto a largo plazo, cuántos años debe ser el contrato y a qué precio debe ser«, manifestó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, en contacto con los medios de prensa estatales.

Según Sánchez, la fecha de presentación de dicha propuesta debió ser el 26 de febrero, y se resolvió postergarlo una semana.

Este encuentro se fijó en la reunión que sostuvieron el 10 de febrero las delegaciones de ambos países liderados por os ministros Aranguren y su par boliviano, Sánchez.

Según el funcionario del vecino país, su planteo incluirá cantidades, plazos y precios de los excedentes que pueden ser exportados.

«Hoy estamos en conversaciones para ver la posibilidad de integrarnos energéticamente, de construir una línea que nos una a Bolivia y Argentina, ver la posibilidad de construir plantas termoeléctricas, hidroeléctricas«, manifestó Sánchez.

De acuerdo con el Ministerio de Energía, Bolivia ha logrado excedentes en energía eléctrica de 400 megavatios (MW), y en los próximos 10 años, con la misma línea política, podrían llegar a los 10.000 MW, que garantizan la provisión a ese mercado.

Para el ministro Sánchez, el encuentro de la próxima semana es «fundamental» para definir la interconexión y la integración energética con el vecino país.