El día de ayer, en instalaciones de Industria Metalúrgica Pescarmona (IMPSA), se desarrolló un evento donde se presentaron los generadores de vapor que durante esta semana partirán para la Central Nuclear Embalse, situada en la costa sur del Embalse del Río Tercero, provincia de Córdoba.

El acto fue protagonizado por el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, el presidente de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA), Omar Semmoloni, el Subsecretario de Energía Nuclear del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, Julián Gadano, el presidente de IMPSA, Enrique Pescarmona, y el gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo.

Allí Aranguren enfatizó: «Este nuevo gobierno tiene la obligación de decir la verdad y la verdad es que estos últimos años hemos perdido la oportunidad de desarrollar trabajo nacional y lograr mejoras en la productividad. Y un país rico en recursos como lo es Argentina, tanto fósiles como renovables, se ha dado el lujo de importar el 30 por ciento de la energía que necesita lo que es un crimen«.

El ministro destacó el aporte de la fabricación local “para poder contribuir al desarrollo de toda nuestra sociedad y así generar nuestra propia energía y cada vez más barata que es el objetivo de esta nueva administración«. «La verdad es que en la década pasada se dejaron pasar oportunidades a la industria nacional«, observó.

En cuanto al hito de la fabricación de los generadores de vapor, resaltó: «Permite que Embalse se repotencie, nos dé energía nuclear por treinta años más y así podamos estar dando energía argentina para más argentinos que es nuestro objetivo«.

Según contaron fuentes de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA) a energiaestrategica.com, el monto de inversión para la obra es de 2.149 millones de dólares y la potencia instalada bruta incrementará de 648 MW a 683 MW, un 5,4 por ciento más. La puesta en marcha de la Central Nuclear se dará en el plazo de 24 meses.

Por su parte el gobernador Cornejo valoró: «Una vez más los mendocinos debemos sentir orgullo de que desde nuestra provincia se logren estas cosas«. «Comprometo el apoyo a esta empresa al igual que el gobierno nacional; y no es ayuda para sus dueños, sino para sus empleados y sus técnicos«, aclaró el gobernador.

A su vez, el titular de IMPSA, señaló: «Estamos esperanzados de que este gobierno cambie a la Argentina para siempre«. Vale destacar que durante la década pasada las cosas no anduvieron bien para Pescarmona. Con un endeudamiento de casi 1.400 millones de dólares, el empresario mendocino debió aceptar los términos y condiciones impuestos por los tenedores de esa deuda que contemplan la venta del 65 por ciento del holding mendocino.

No obstante las cosas parecen tomar un rumbo para IMPSA. Su gran apuesta será obtener un lugar dentro del proceso licitatorio del Programa RenovAr. Días atrás presentó su planta de aerogeneradores que fabricará su innovadora turbina denominada IWP100.ar de 2 MW, diseñada para atender las características de los proyectos en América Latina y en particular en Argentina.