Bancolombia es una de las entidades financieras más importantes de Colombia. Desde hace un tiempo ha puesto el foco sobre las energías renovables no convencionales.

“Tenemos una experiencia reciente en la que el Grupo Bancolombia fue el agente líder y co-estructurador de la financiación del proyecto eólico Ventus (54 MW) en El Salvador, a través de BAM que es nuestra filial en Guatemala”, cuenta a Energía Estratégica Daniel Arango Uribe, Director de Energía y Recursos Naturales.

En una entrevista para este portal, el directivo comenta cuáles son las perspectivas de desarrollo en Colombia en materia de energías limpias, cómo analiza la primera subasta que lanzó el Ministerio de Minas y Energía y cuáles son los próximos pasos que debiera dar el Gobierno.

Si pudiéramos medirlo por grados, ¿qué tan interesado está Bancolombia en financiar proyectos de energías renovables no convencionales?

Tenemos una participación muy relevante en el mercado de energía y queremos seguir teniéndola, adicionalmente tenemos unas directrices de sostenibilidad muy fuertes en el Grupo.

Actualmente Bancolombia es uno de los bancos más sostenibles del mundo según el Índice de Sostenibilidad Dow Jones y la financiación de proyectos de energías renovables está en línea con este propósito. Queremos ser un banco líder en la financiación de renovables en Colombia.

¿Hay algún volumen de créditos que ya tengan asignado para el 2020?

Por ahora estamos en conversaciones con los clientes, conociendo los proyectos y terminando de entender sus necesidades.

Pensando particularmente en la subasta de largo plazo, ¿cuáles son los aspectos positivos para la banca local a la hora de evaluar proyectos y cuáles los que les genera mayor grado de incertidumbre?

En cuanto a aspectos positivos, vemos: buenos proyectos; buenos desarrolladores; y credibilidad en el marco regulatorio colombiano.

En lo que respecta a incertidumbres, en general vemos con muy buenos ojos la subasta. Tal vez los puntos de incertidumbre están asociados a los elementos que son nuevos con respecto a los proyectos de energía convencional, de los cuales algunos son: los proyectos son en áreas de influencia diferentes a las tradiciones, tenemos un esquema nuevo de contratación, nuevas tecnologías, etc.

Confiamos en que en la medida en que se avance, la incertidumbre se irá despejando.

Daniel Arango Uribe, Director de Energía y Recursos Naturales de Bancolombia

¿Que los adjudicatarios se hagan de buenos contratos de respaldo serán clave para la obtención de financiamiento?

Los contratos de respaldo pueden ser una alternativa para mitigar estos riesgos, pero estamos abiertos a revisar este tema con los diferentes desarrolladores de acuerdo con su visión de sus proyectos y el mercado. El mercado spot también es una opción que estamos dispuestos a considerar.

¿Cree que alguno de los proyectos adjudicados podría terminar por no construirse?

No estamos viendo la alternativa que un proyecto no se construya, por el contrario creemos que hay muy buenos proyectos y desarrolladores.

¿Considera que el Gobierno nacional debiera lanzar una nueva subasta o cree que el 2020 el acento estará puesto en la estandarización del mercado bilateral?

La subasta dio muy buenos resultados, pero creemos que una segunda subasta será mucho más beneficiosa cuando se recoja la experiencia de esta primera.

Los contratos bilaterales son el mecanismo que permite mitigar el riesgo de mercado en el sector y la estandarización es una necesidad identificada hace muchos años.

Sin embargo, consideramos que es prudente evaluar la evolución de los proyectos adjudicados y revisar la dinámica de los contratos bilaterales, antes de emitir un concepto sobre cual deba ser el mecanismo que deba primar.

En lo que respecta a financiamiento de proyectos, ¿han estructurado algún Project Finance?

Sí, tenemos experiencia en Project Finance en sectores de energía e infraestructura.

En energía resaltamos el proyecto AES Colón en Panamá, en el que fuimos coordinador global de la transacción y gracias al cual recibimos un reconocimiento como ‘Mejor transacción de energía en Latinoamérica en 2016’ por la publicación Infrastructure Journal and Project Finance Magazine (IJGlobal).

También fuimos líderes en la financiación de los proyectos Renace en Guatemala y Mechero en Colombia. En infraestructura recientemente co-lideramos la financiación de la Ruta del Cacao.

Riesgo línea “Colectora”: la incertidumbre de entidades financieras sobre los proyectos de la subasta de renovables en Colombia