El mercado latinoamericano está a la expectativa de atraer más inversiones en el sector energético renovable. Por su riqueza en recursos renovables el potencial de desarrollo queda visible al mercado internacional. 

Si bien se espera que el mercado, en países como México y Argentina, atraiga una mayor actividad entre privados –contratos bilaterales PPA, entre grandes usuarios y generadores– en los próximos 30 años, las mayores inversiones en el continente para generación de energía continuarían siendo en Estados Unidos y en el mundo Asia sería quien capitalice más aquel crecimiento.

Según Bloomberg New Energy Finance entre 2018 y 2050 la inversión para generación de energía en el mundo será de unos US $11,5 trillones. Países de Asia que lindan con el pacífico recibirían la mayor porción adjudicándose casi el 50% de las inversiones y sus pares del Medio Oriente y Turquía al menos un 7% más. (ver informe público)

Entre las sorpresas del pronóstico en inversiones es la paridad que encontrarían países del continente americano con países europeos, ambos recibiendo apuestas por unos US $1,9 trillones.

Lea también «En números: el crecimiento de las inversiones a las energías renovables en Latinoamérica»

En lo que respecta a tecnologías, el informe también indica que del total, US $8,4 trillones serán destinados a generación eólica y solar. De acuerdo a las estimaciones que realizan, estas renovables proveerían un 50% de la generación total en el mundo y junto a nuclear, hidro, geotermia y bioenergías, las fuentes libres de carbono representarían un 71% mundial.

En este sentido se detalla que, de unos 13057 GW de generación, 256 GW serán producidos por nuclear, 323 GW por hidro, 467 GW por carbón, 1,952 GW por gas, 3610 GW por eólica y 6449 GW de solar. 

Aquellos números en solar se apoyan en la tesis en la que los sistemas fotovoltaicos y eólicos en el período al 2050 serán más baratos que construir nuevas plantas de carbón y gas a gran escala y que la reducción de costos en las baterías también apalancarían la apuesta a estas tecnologías. Así, prevé que el costo de una planta fotovoltaica promedio caería un 71% en 2050, mientras que la energía eólica acompañaría con un 58% de reducción para el mismo año.

El informe titulado New Energy Outlook 2018 (NEO 2018) además incluye una lectura sobre vehículos eléctricos. En este sentido, agregan que tendrán alrededor de 3,461TWh de nueva demanda de electricidad a nivel mundial para 2050, equivalente al 9% de la demanda total.

Lea también «Vehículos eléctricos: ¿cómo funcionarán en Latinoamérica, teniendo en cuenta su funcionamiento, carga y mantenimiento?»

Concluyendo, auguran que las centrales de carga dinámica y tarifas de tiempo de uso respalden aún más la integración de las renovables, ayudando a cambiar la demanda a períodos en los que se utilizan energías renovables baratas como eólica y solar.