Cinco meses después del que el Presidente de la República, Iván Duque, sancionara la Ley de Movilidad Eléctrica y Sostenible, ya está dando resultados.

Bogotá logrará ahorros cercanos a los 150.000 millones de pesos en la compra de 483 buses eléctricos para el sistema de transporte masivo de la ciudad, gracias a la inclusión de beneficios tributarios como la exención de IVA y aranceles para la adquisición de vehículos de transporte público en esta norma.

«Bogotá se sube a la movilidad sostenible que contribuye a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y a la protección del medio ambiente. Gracias a la Ley de Movilidad Eléctrica, Transmilenio logrará ahorros cercanos a los 100.000 millones de pesos por cuenta del IVA, y de 50.000 millones de pesos por la exención de aranceles, recursos que se pueden traducir en más beneficios para la calidad de vida de los bogotanos”, aseguró la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez.

De esta manera, Bogotá se convierte en la ciudad de Colombia y de Latinoamérica con el mayor número de buses eléctricos, gracias a la adquisición de estos vehículos eléctricos que entrarán de manera gradual, a partir del año 2020, para atender rutas zonales del Sistema Integrado de Transporte y alimentadoras de Transmilenio en las localidades de Fontibón, Suba y Usme.

“Además de alcanzar este hito que nos convierte en líderes en América Latina en materia de movilidad eléctrica y sostenible, esta nueva flota traerá mejoras radicales para los ciudadanos en la prestación del servicio y en el cuidado del medio ambiente, porque serán buses cero emisiones”, destacó el Alcalde Mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa.

El Alcalde Mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa, junto a la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez

Se estima que la nueva flota de buses eléctricos de Bogotá consumirá unos 50 gigavatios- hora de energía al año, que equivalen al consumo de un municipio como Fusagasugá.

Para atender el aumento en la demanda de energía eléctrica, y garantizar el suministro de energía limpia para estos vehículos amigables con el medio ambiente, el Gobierno Nacional avanza en la incorporación de energías renovables a su matriz eléctrica.

“Colombia ha dado un salto histórico las energías renovables de fuentes no convencionales que le permitió asegurar 50 veces su capacidad instalada para la generación de energía solar y eólica, al pasar de menos de 50 megavatios en 2018 a más de 2.500 megavatios en 2022, que es lo que necesitan Bogotá y Bucaramanga juntas», aseguró la Ministra de Energía Suárez.

La apuesta por la movilidad sostenible incluye el Gas Natural Vehicular, el combustible de la transición, que reduce en un 40% las emisiones de carbono y en un 96% el material particulado. A esta nueva flota de buses eléctricos de Bogotá se suman 741 articulados de Transmilenio con combustión a gas y estándar de emisión Euro VI.

“Cumplimos un sueño que se había propuesto esta Administración, y por el cual trabajamos fuertemente, para dejar una ciudad con un mejor servicio de transporte público, con tecnología de punta y amigable con el ambiente, además de unificar todo el transporte público de la ciudad en un mismo sistema intermodal con buses zonales, troncales, cable, bicicleta, espacios amplios para los peatones y en un futuro próximo la primera línea del metro de Bogotá”, afirmó la gerente de TransMilenio, María Consuelo Araújo.

Además de la apuesta por la movilidad eléctrica y sostenible, el Gobierno Nacional avanza en el mejoramiento de la calidad de los combustibles. En estos 16 meses, el diésel ha pasado de 25 a 10 partes por millón de azufre, y la gasolina ha pasado de 150 a menos de 100 partes por millón de azufre.

«Ese matrimonio entre una renovación de la flota y la mejora en la calidad de los combustibles es lo que genera una mejor calidad del aire para los ciudadanos”, concluyó la Ministra de Energía Suárez.