Durante el festejo de los 10 años de CADER, el jueves 25 pasado, la entidad presentó su anuario 2018 Click aquí para poder descargar el ANUARIO 2018:(DESCARGAR ANUARIO 2018)

Allí, Marcelo Álvarez, presidente de CADER, redactó una columna titulada «Energías renovables, un cambio de paradigma en la matriz energética»:

La Argentina se encamina a transformar su matriz energética aprovechando el gran potencial local que ofrecen las energías renovables. Si se suman las licitaciones del Programa RenovAr, el Mercado a Término (MATER) y los proyectos adjudicados en el marco de la Resolución 202, existen aproximadamente 6.000 MW que deben construirse en un lapso relativamente corto de tiempo. Este desafío, sin dudas, obliga a planificar el desarrollo de la industria desde una mirada integral y de largo plazo.

El salto hacia una matriz más limpia y sostenible no debería ser un mero cambio tecnológico. Implica, en definitiva, pensar una estrategia amplia y profunda que apunte a acercar la generación de energía al consumo. No nos cansamos de decir que esto redundará en importantes beneficios económicos y sociales para nuestro país: permitirá crear miles de puestos de trabajo en todas las provincias, garantizará la seguridad energética diversificando el uso de las fuentes renovables de cada región y permitirá aprovechar la capacidad que aún queda disponible en las líneas eléctricas de 13,2 kV y 33 kV.

Se trata de un modelo que acompañaremos para que siga dando sus primeros pasos, con los inconvenientes propios de un mercado en la fase inicial de su curva de aprendizaje, apoyado en la potencia que aportarán las grandes centrales que están en pleno proceso de construcción. Cabe destacar que los bajos precios alcanzados en el Programa RenovAr llamaron la atención del mercado y favorecieron que otros nichos también pudieran expandirse. De hecho, por parte de la mayoría de los decisores políticos, ya no quedan dudas sobre la competitividad del sector.

Esta visión integral, que involucra grandes, medianas y pequeñas centrales, sigue siendo un eje para CADER, a diez años de su nacimiento, allá por 2008. Tenemos el orgullo de festejar esta primera década en el marco de un debate dinámico sobre la transición energética que permanece abierto y debemos profundizar.

Como institución, participamos de los ejercicios que proyectan la matriz hacia 2040 y 2050, y presentamos propuestas en la mesa nacional de cambio climático. Esto, claro, además de reclamar sobre los puntos críticos que se deben mejorar del Programa Renovar en los diversos encuentros sectoriales en los que concurren los máximos organismos de Energía y Producción, el presidente de la Nación, funcionarios de todas las áreas involucradas, empresarios y sindicalistas.

En forma periódica, también, nos reunimos y aportamos ideas a actores vinculados a esta industria: bancos privados y públicos, gobiernos provinciales, funcionarios nacionales, empresas locales e internacionales, instituciones académicas, entre otros. Esta tarea de promoción nos permitió duplicar la cantidad de miembros de CADER en poco tiempo, lo que hace que nuestra voz sea cada más representativa ante las autoridades. Lo hacemos porque entendemos que el éxito de las energías renovables dependerá de las acciones de todos los que participamos en la industria.

Lógicamente, habrá que esperar el desenlace de los acontecimientos para hacer una evaluación profunda. A priori, los cuellos de botella en el sistema de transporte eléctrico generan gran preocupación por la falta de políticas efectivas al respecto. De no ampliarse, nuestro sector no podrá continuar con el sendero de crecimiento que viene gestando, lo que terminará dejando en el camino importantes empresas y puestos de trabajo.

La situación de la infraestructura refuerza nuestra convicción sobre la necesidad de definir un marco regulatorio que permita construir plantas –de energía eólica, solar, biomasa, biogás y mini hidroeléctricas en particular, y de fuentes renovables, en general– que sean de mediana y baja potencia. Sobre este aspecto, hemos aportado sugerencias y valoramos que hayan sido escuchadas y atendidas por las autoridades. Este es otro paso hacia una transformación que redundará en importantes beneficios para el desarrollo de la cadena de valor en todo el país.

Lo anterior se complementa con la generación distribuida a nivel domiciliario, comercial e industrial. Esto abre las puertas para desarrollar de forma sostenible la industria nacional del sector, sobre todo de las pymes que vienen apostando a la generación de mano de obra y conocimiento en las provincias. Hace falta ayudarlas con una política industrial clara, con incentivos adecuados que eviten la formación de burbujas insostenibles, así como mejorar el financiamiento de la banca local hacia toda la cadena de valor.

¿Qué aporte hace nuestra institución? Nuestro rol es el de catalizar el proceso de diversificación de la matriz mediante energías renovables, colaborando para que se logre de forma veloz, eficiente y económica, evitando repetir errores cometidos en otros mercados, adaptando modelos exitosos de otros países.

Como grupo heterogéneo de empresas, en CADER promovemos el debate en las diferentes comisiones internas, lo que permite una visión global en la elaboración de propuestas, normativas y proyectos. Estamos convencidos de la importancia de pensar y planificar a largo plazo, sin perder de vista el proceso diario que vive el mercado y nuestros socios. En todas las reuniones con funcionarios transmitimos inquietudes para que el grueso de los emprendimientos que fueron adjudicados en los programas RenovAr y MATER puedan construirse exitosamente en tiempo y forma. Hoy podemos aprender de las experiencias que nosotros mismos estamos transitando, y no solo de las de países avanzados en la materia o de nuestros vecinos regionales.

Es momento de valorar los pasos que estamos dando, estudiar el camino incorporando instrumentos exitosos de otras economías, como plantean las hojas de ruta tecnológicas, y prepararse para lo que viene. Después de todo, la energía renovable es el presente y futuro de la matriz energética.