Una de las propuestas de campaña de Mauricio Macri fue impulsar el desarrollo de las energías renovables, por lo que se espera que a lo largo de sus años de administración se concreten viejos y nuevos proyectos en carpeta de distintos puntos del país.

De acuerdo a un informe realizado por la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), la demanda eléctrica del país hasta el 2021 requerirá incorporar 7.000 MW de nueva capacidad instalada de generación: 5.000 MW responderán a la demanda esperada y 2.000 MW serán necesarios para recuperar la reserva y enfrentar en mejores condiciones las altas demandas de baja probabilidad. Realizar estas inversiones generaría miles de puestos de empleo.

José Rigane, secretario Adjunto de la CTA Autónoma y Secretario General de FeTERA, señala en diálogo con energiaestrategica.com que en los 30 días de gestión sólo se ha declarado la emergencia energética (en lo que respecta a la materia). Considera que es una medida necesaria, pero que ahora deberán profundizar en desarrollar proyectos de energías renovables. “Es imprescindible diversificar la matriz energética y dejar de depender tanto de los hidrocarburos”, subraya.

Es por ello que se esperan miles de puestos de trabajo proveniente del sector renovable. “Como federación de trabajadores de la energía podemos agrupar a cualquier empleado que esté dispuesto a formar parte de nosotros. Si hay una persona que trabaja con la energía nosotros no hacemos ningún tipo de diferencia; por lo contrario, son bienvenidos todos los que quieran formar parte de nuestra iniciativa político-organizativa para defender los derechos de los trabajadores”, anima Rigane.

El gremialista vaticina que en los próximos años la masa de empleados del rubro renovable se encuadrará en los sindicatos tradicionales de la energía y no se conformará uno propio del sector, tal como sucede en Chile y Uruguay.

“Está claro que tienen una postura como la que tuvo Martínez de Hoz”

Por otra parte, Rigane se muestra muy crítico a declaraciones de altos funcionarios del macrismo que opinaron sobre las paritarias que se avecinan.

Por un lado, reprueba los dichos del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, que señaló que cada sindicato debe saber hasta qué punto puede arriesgar salario a cambio de empleo. “Ese tipo de planteo suena más a amenaza que a propuesta”, considera el titular de FeTERA.

Del mismo modo, critica la declaración del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que en entrevista audiovisual con lanacion.com aceptó que el empresario debe “ganar competitividad” a costa de una reducción del salario y justificó la medida  diciendo que el sueldo argentino está por encima de la media de la región.

Está claro que tienen una postura como la que tuvo (José Alfredo) Martínez de Hoz en la dictadura: que para enmendar la nación había que achicar el estado y, por otro lado, que no era necesario pensar en el mercado interno -en el poder adquisitivo de los trabajadores- porque había que ser competitivo a nivel internacional y para eso había que bajar el salario real de los trabajadores”, enfatiza Rigane.

En ese sentido, el dirigente opina que con ese tipo de medidas no podrá generarse el escenario de “pacto social”, como lo propuso Macri, ni mucho menos el de “pobreza cero”.