17 de julio de 2019

Nanda Singh

Por Nanda Singh.
[email protected]
Twitter: @Nandatuit

ANES exhorta a mejorar regulación en instalación de sistemas de generación distribuida con energía solar fotovoltaica en México

Angélica Quiñones, presidente de ANES, compartió con Energía Estratégica México los temas que resultan prioritarios de resolver en el rubro.

La Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) está prestando especial atención a los avances en generación distribuida en México y trabaja tanto sobre las nuevas oportunidades como contra las barreras que enfrenta la tecnología.

Entre los tópicos que revisten especial importancia, la presidente de ANES, Angélica Quiñones, destaca que es necesario trabajar sobre la regulación para asegurar mejoras en este rubro.

De allí, ANES se dispuso a trabajar con Comisión Reguladora de Energía (CRE) para que se produzcan avances en la respectiva regulación y así determinar como obligatorio por ejemplo que todos los instaladores cumplan con cierto estándar de competencia.

“Por cómo es la reglamentación hoy cualquiera puede realizar las instalaciones”, adviertió Quiñones.

Es preciso recordar que en la industria solar mexicana rige el estándar de competencia EC 0586.01 para la instalación de sistemas fotovoltaicos en residencia, comercio e industria; pero este sería ignorado por muchos que realizan conexiones de estos equipos a red eléctrica.

Por ello, ANES privilegia este semestre dirigir su agenda de trabajo a fortalecer la certeza técnica en el mercado solar mexicano. En este sentido, su presidente advierte tres principales puntos de oportunidad para que el escenario actual mejore: incrementar las unidades de inspección eléctrica, formar más instaladores certificados e incorporar a más mujeres en el sector.

“En México, la generación distribuida ha despuntado de una manera exponencial, pero contamos con sólo unas 19 unidades de inspección eléctrica y un gran punto de oportunidad sería incrementar su número y alcance”, introdujo la experta.

“Tenemos que trabajar además en el tema de los instaladores certificados. Ahora, solo tenemos contabilizados 2250 instaladores. Si estamos hablando de un mercado sólo para el sector residencial de alto consumo –de al rededor de 3 millones de usuarios–, vemos que aún es muy poco el número de instaladores certificados con los que se cuenta”, agregó Quiñones.

Una problemática asociada es que estos 2250 instaladores se concentrarían más que nada en la zona centro. Entonces, en zonas donde hay más instalación, como en la península habría un problema grave de certeza técnica, donde muchos instalan sin tener conocimientos básicos que puede atentar con la seguridad y confiabilidad del sector.

Ante esto, ANES lleva a cabo las campañas de promoción de los standard de competencia y ahora evalúan sumar más alianzas con centros educativos para que instruyan en estos estándares.

Adicionalmente, han tenido audiencias con los comisionados de la CRE e iniciado trabajos con la Unidad de Electricidad de este órgano regulador para que existan avances concretos, no sólo para instaladores de generación distribuida sino también para que se desarrolle e implemente otro estándar y regulación para el diseño y dimensionamiesto de sistemas fotovoltaicos.

Otro tema a tratar que advierte la presidente de ANES frente a los 2250 instaladores es el de equidad de género, debido a que sólo al rededor de 240 de estos son mujeres.

Como asociación civil, ANES entiende que se debe trabajar sobre esta brecha, entender las variables que determinan este escenario y de identificarse irregularidades poder trabajar sobre herramientas que faciliten el acceso, la inclusión y cobertura de necesidades específicas del género. 

“En total, calculamos que necesitaríamos al rededor de 8000 trabajadores, entre hombres y mujeres, dedicados a la instalación de sistemas de generación distribuida con energía solar fotovoltaica para poder atender la demanda creciente; y, en cada cuadrilla que se encargue de una instalación identificamos que es necesario que exista al menos un trabajador certificado con el estándar de competencia de instalación”, concluyó la titular de ANES.

2 Comentarios

  1. Avatar German Gonzalez dice:

    La idea parece perfecta, siempre y cuando por el lado de la Certificación se cuente con personal capacitado y con actitud de servicio y no por el contrario, con la única intención de sacar provecho personal o demostrar que «sabe más», o peor aun, que puede decidir entre otorgar o no el certificado.

    Por otra parte, el contar con una persona «certificada» por cuadrilla, representa una utopía, ya que al momento de realizarse la instalación, no habrá nadie por parte de la «autoridad» que de fé de que se cumpla con tal requisito.

    Por otra parte, y hablando de la parte técnica. Yo tuve la desagradable experiencia de intentar conseguir dicha Certificación hace algunos años, de hecho fui el primer o de los primeros en intentar conseguir la certificación cuando solo se contaba con un CONALEP (en Atizapan II), a quienes habían conferido la capacidad de otorgar dichas certificaciones. Y aunque contaban con los manuales y la información técnica en documentos, jamás habían realizado una instalación, no tenían ni remota idea de lo que se tenía que hacer en un proyecto real, un proyecto en campo.

    Me pregunté, si estas personas estaban verdaderamente calificadas para certificar a nuevos instaladores. Por supuesto que no!

    Pero las malas experiencias aún no terminaban. Pretendían que yo como Ingeniero Mecánico Electricista Industrial con experiencia en trabajos relacionados con Redes Eléctricas, Transformación, Cableado, Acondicionamiento de Aire, y además de haber sido pionero en Sistemas Fotovoltaicos, por más de 7 u 8 años para aquel entonces, que hiciera además de todos los ejercicios y actividades que se indicaban en el manual, pretendían que realizara trabajos de soldadura eléctrica para demostrar mi habilidad y poder obtener la tan mencionada certificación !!

    Por supuesto que les dije que estaban equivocados, que aún cuando yo capacitaba personalmente a los instaladores y supervisaba los trabajos o la mayoría de los trabajos, jamás podría ser más hábil que los especialistas en cada una de sus ramas.

    Jamás podré estar mejor calificado que un soldador, o un electricista, o un plomero, o un operador de grúa, o cualquier otro técnico especialista en su materia. Aunque esto no resta mi capacidad para supervisar y valorar la calidad de un trabajo, así como experiencia adquirida en muchos años en obra. Dicho sea de paso, soy extremadamente exigente, tanto en la parte de acabados, como en los aspectos técnicos y críticos que demandan mucha precisión.

    Es por esta razón que pretender realizar trabajos de soldadura para demostrar mi «competencia», me resultaba completamente absurdo, tanto más cuando en más del 90% de las instalaciones que se realizan se utilizan estructuras de aluminio prefabricadas. Es decir, que para el caso excepcional que representan las estructuras metálicas fabricadas en campo, se pudieran apuntalar con un argumento más para poder evitar la acreditación de un solicitante, cuando se tienen conceptos mucho más delicados que cuidar. Todo esto me pareció un absurdo trámite con la sola intención de tener un poco más de control sobre esta industria.

    Estoy de acuerdo en que se debe contar con personal calificado tanto la parte de la instalación, como la parte del diseño. Tal como lo comenta Angélica Quiñones, cada día se incorporan a esta industria una enorme cantidad de personas que en busca de una oportunidad de ganar dinero rápido, se auto-nombran instaladores y solo desprestigian tanto a la industria como restan competitividad a las empresas que hemos dedicado mucho tiempo, y recursos para dominar y conocer esta industria.

    Me parece injusto que cualquier persona se meta a competir sin conocimientos, a robar proyectos y terminar dejando tirado el trabajo, mientras los que hemos dedicado más de una década somos despojados de los trabajos por los que hemos luchado por tanto tiempo.

    Apoyo la certificación, pero por favor, háganlo de manera racional, diseñen una Certificación apegada a la realidad, conociendo las verdaderas necesidades de mercado, de los usuarios y de los instaladores y no solo traten de llenar un formulario o manual muy amplio pero lleno de basura.

  2. Avatar L.Angel Estevez dice:

    La preocupación por la falta de regulación es muy valida, sin embargo , ya existen varias regulaciones que se deberían de cumplir:
    NOM 001 SEDE 2012 (secciones 690 y 705)

    RES/142/2017 de CRE

    MANUAL DE INTERCONEXIÓN CENTRALES DE GD

    Lo que falta es decisión de los «dueños» de las regulaciones para que se cumplan, (EVALUACIÓN DE LA CONFORMIDAD), La NOM 001 es obligatoria pero ninguna autoridad o dependencia se preocupa por evidenciar que se cumpla en las instalaciones FV de GD de pequeña escala y de baja tensión (<10kW) y este tipo de instalaciones representa el 90% de las 94893 instalaciones de GD instaladas hasta Dic 2018. ¿que hacer? : una guía sencilla de entender. de instalacion FV , que indique los requerimientos básicos a cumplir, que se deberá entregar a CFE y que también sirva para que una UVIE pudieran verificar en forma rapida y económica su cumplimiento, inclusive podría ser parte de su servicio a la comunidad. para obtener su acreditamiento. Si nos enfocamos a resolver el problema este sector del 90%, se estaría dando un gran avance. Por otra parte la falta de Unidades de Inspección no impacta a este 90% ya que las U de Insp. no son requeridas en las instalaciones de BT. Por ultimo es oportuno señalar que el comentario del sr. German Gonzalez, no ayuda positivamente ya que muestra que no se entero antes de intentar cumplir con EC 0586 que esta dirigida a los instaladores (en un nivel 2) y no a los profesionales que se deben enfocar a la administración y diseño y promover que los instaladores estén capacitados

Dejanos tu comentario sobre este artículo