ANCAP aguarda normativas ministeriales para avanzar en la licitación eólica offshore en uruguay

Si bien se prevé que la convocatoria se realice a fin de año, Alejandro Stipanicic, presidente de la compañía, reconoció que propusieron que el gobierno posea un “celo especial” y que regule determinados procedimientos a través de decretos.

La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Pórtland (ANCAP) de Uruguay confirmó, a principios de julio, que la licitación de bloques eólicos offshore de aproximadamente 500 km2 se realizará a finales del corriente año. 

La empresa ya realizó el Road Show de la Ronda H2U en Europa ante más de cincuenta entidades y espera avanzar con la convocatoria para la exploración energética renovable fuera de la costa en las zonas que cuentan con un potencial de 2 a 3 GW de capacidad cada una. 

“Seguimos con la idea de salir a licitar los bloques eólicos offshore. Desde diciembre del año pasado ANCAP está pronta con la licitación”, remarcó el presidente de la compañía, Alejandro Stipanicic, durante un evento organizado por la Asociación Uruguaya de Energías Renovables. 

“Y cuando salimos a promocionar el hidrógeno offshore, vimos que las empresas de energía y petróleo estaban sumamente interesadas en lo que se ofrecía. Hay un plan y modelo de negocio super atractivo para el inversor y bajamos las barreras de entrada para que entren más inversores”, agregó. 

Pero para concretar el llamado licitatorio, ANCAP insiste en que aún necesita el cumplimiento de una serie de requisitos por parte del gobierno que permitan aprovechar al máximo la expertise del oil & gas llevada a las renovables. 

Puntualmente, Stipanicic reconoció que actualmente se encuentran esperando los trámites en el Ministerio de Transporte, Min. de Defensa, Min. de Industria, Energía y Minería y en el Ministerio de Ambiente para “conseguir el paquete de decretos que regulen esto”. 

“Si bien el hidrógeno verde y todos sus derivados son cometidos legales de ANCAP, y como ente autónomos podríamos hacerlo como quisiéramos, le hemos propuesto al Poder Ejecutivo hacerlo con la gobernanza que tiene el petróleo y el gas en Uruguay. Es decir, siendo proyectos tan grandes y que comprometen tanto para el futuro, que el gobierno tenga un celo especial y que regule determinados procedimientos a través de decretos”, remarcó. 

“Es cierto que vamos más lento de lo que quisiéramos, pero queremos hacerlo con la firmeza institucional mucho más grande para el futuro”, aclaró el presidente de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Pórtland. 

A partir de este modelo de negocio eólico en aguas jurisdiccionales y la producción de e-fuels a partir de CO2 biogénico generado en la planta de etanol en Paysandú de Alcoholes del Uruguay (ALUR – integrante del Grupo ANCAP), la entidad proyecta que el país deje de ser un neto exportador de energía fósil y se convierta en “exportadores de sol y viento”, además que la propia ANCAP se transforme de una “pequeña refinadora a una empresa de energías sustentables”. 

Y de acuerdo a información compartida anteriormente, el modelo de contrato prevé subperíodos de 2 a 4 años vinculados a la evaluación de los proyectos, tales como estudios con reportes existentes, adquisición y procesamiento de nuevos datos y la producción piloto de H2 o el detalle de la información recolectada; hasta un período de aproximadamente 30 años para el desarrollo y producción de H2.  

Mientras que por el lado de la refinería de biocombustibles, se aprobó una propuesta de la firma “HIF Global” para el proyecto de “electro-gasolina” de casi USD 2000 millones de inversión estimada, la cual estará considera otra inversión de USD 2000 millones para un electrolizador alcalino de 1 GW de potencia y la instalación de 2 GW de generación eléctrica renovable a partir de fuentes solares fotovoltaicas y eólicas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *