El viernes pasado se llevó a cabo la primera Mesa de Trabajo de biomasa para la generación de energía térmica. Participaron actores del sector privado, funcionarios de los ministerios de Agroindustria y de Energía y Minería consultores FAO del ‘Proyecto para la promoción de la energía derivada de biomasa’ (PROBIOMASA) y de la Asociación Forestal Argentina (AFoA).

Mariela Beljansky, Coordinadora del Componente de Estrategias Bioenergéticas de PROBIOMASA consultora de FAO, cuenta a Energía Estratégica que “hubo mucho interés” por parte de los actores convocados para comenzar a trabajar sobre propuestas que desarrollen el sector.

La especialista explica que la reunión sirvió para empezar a establecer líneas de trabajo con el principal objetivo de utilizar a la biomasa, en sus estados seco –para calderas y estufas-, o húmedo –para la generación de biogás-, para su utilización como vector de energía térmica en reemplazo de combustibles fósiles, tales como el gas natural, el GLP, el fuel oil o el gasoil.

Se propuso empezar a pensar el desarrollo de este proceso para diferentes sectores (residencial, comercial y público e industrial) y en dos etapas: una para el corto plazo, identificando necesidades puntuales de empresas del sector que ya vienen desenvolviéndose en este nicho, como en la fabricación de pellets y chips, que busca  atender cuestiones puntuales para agilizar el desarrollo del mercado.

Lea también: «Se conformará una Mesa de Trabajo de Biomasa dedicada a la generación térmica»

La otra, pensada a mediano y largo plazo, apunta a desarrollar la cadena de valor industrial y a sofisticar el uso de las bioenergías en reemplazo de combustibles fósiles.

Inclusive, una de las propuestas desde el sector privado, que se levantó durante la jornada, es la posibilidad de colaborar con el Poder Legislativo en el armado de una Ley que permita el desarrollo de la biomasa como vector de energía térmica.

Beljansky acentúa que el uso de este recurso en reemplazo de combustibles fósiles no sólo será una alternativa fundamental para el sector energético, sino una herramienta clave que cooperará con el cumplimiento del compromiso que asumió Argentina con el Acuerdo de París.

Otra de las aristas conversadas tuvo que ver con la creación de una jornada en donde se discutan casos de éxito con el fin de sensibilizar a distintos actores y difundir resultados concretos de sustitución de combustibles fósiles por biomasa renovable.

Si bien aún no se determinó una fecha para lo que será una próxima reunión, se prevé que tendrá lugar durante el próximo mes de agosto.