En países como Alemania y Holanda se han probado pilotos que integran baterías de segunda vida provenientes de autos eléctricos como respaldo para centrales renovables variables, ¿qué puede tomar México de tipo de experiencia?

Uno de los puntos claves en este tema es que todos los fabricantes de vehículos tienen previsto un plan similar para sus baterías en los próximos 10 años.

Esta creo que es una gran alternativa que puede ser aplicada en mercados como el mexicano cuando el volumen de los vehículos eléctricos crezca. Sería una iniciativa ideal para aprovechar a las baterías en todo su ciclo de vida y además beneficiar a otro sector muy ad hoc como el de las energías renovables.

¿Qué podrían garantizar estas baterías?

Está en estudio. Pero, en principio, esto haría frente al problema de «variabilidad» con el que se están respaldando la SENER, CENACE y CFE para echar atrás a nuevas alternativas de generación. Creo que se está atacando a aquello que le interesa a la iniciativa privada, escudándose en la «confiabilidad».

Las baterías de autos eléctricos pueden ayudar en este campo. Por lo que, sería ideal impulsar en el parque automotor la incorporación de más unidades eléctricas que ayuden a reducir la emisión de gases en el sector de transporte y, con este ejemplo, también en el de la energía.

02-mercedes-benz-energy-media-2560x1700 Cross-industry-development-partnership-Pilot-project-from-TenneT-and-Daimler-Automobile-battery-storage-systems-stabilise-the-power-grid
<
>
"Almacenamiento de baterías de segunda vida" Crédito: Mercedes-Benz Energy, Beijing Electric Vehicle, TenneT y Daimler

¿Es más factible ir por este camino en vez de centrales con almacenamiento?

Sí, hay que estudiar estas alternativas antes de realizar grandes inversiones en proyectos de almacenamiento que serían muy costosos por el valor por kW que tienen hoy.

Por su parte, se ha estudiado en algunos casos que el respaldo con baterías que requerirían centrales eléctricas variables significaría entre un 2 o 4% de la capacidad nominal de la central; esto no representaría una inversión tan grande contra irlas arrancando con motores diesel, que es lo tradicional y lo que se quiere volver a imponer en México con esta administración.

¿Qué otras cosas demuestra la experiencia europea?

La tendencia es que hayan cada vez más vehículos eléctricos; con lo cual, debemos empezar a pensar qué vamos a hacer con estas baterías. Me parece un buen proyecto trabajar baterías de segunda vida para el sector eléctrico.

«Vehicle 2 Grid» Crédito: Nissan

Con la misma motivación de apoyar al sistema eléctrico, ¿se han considerado en México alternativas como la V2G (Vehicle-to-grid)?

No está regulada y tampoco se ha empezado implementar en México. Que los vehículos eléctricos puedan sostener la red eléctrica cuando haya sobredemanda es sencillo de entender pero aún muy complejo de implementar.

¿Qué grandes particularidades guarda la primera alternativa analizada y esta última?

En la primera, hablamos de estudios sobre baterías de segunda vida en una planta de simulación de red.

Por otro lado, el concepto V2G que ya se está empezando a trabajar en cargadores inteligentes es que los coches puedan almacenar energía y brindarlo al sistema cuando este lo requiera.
En este último caso, las baterías de los vehículos no siempre se ocuparán al 100% de su capacidad. Y se llama Vehicle to grid porque precisamente cuando la red lo requiera, estos vehículos –cuando haya una mayor cantidad de la que actualmente hay en México– van a ser capaces de sostener esa demanda alta y poca oferta de la red.

¿Qué temas de la regulación será necesario que debatan todos los actores involucrados?

Además de cuestiones técnicas será preciso definir cómo se le va a compensar el suministro de energía al vehículo eléctrico, que podría ser similar al utilizado para los paneles solares.

Finalmente, las baterías –tanto la que esté en el coche como aquella aprovechada en su segunda vida para sostener la red eléctrica– serán de gran utilidad para la mitigación del cambio climático, para generar una economía circular más completa y hacer frente a la intermitencia de la que se acusa a las energías renovables variables.

ICM llama a retomar la ruta de descarbonización en México acelerando la adopción de vehículos eléctricos y energías renovables