El miércoles pasado, durante el mediodía, el Ministerio de Energía y Minería dio publicación del prepliego licitatorio para proyectos de energías renovables. Se trata del pliego provisorio de bases y condiciones de la convocatoria abierta nacional e internacional para la provisión de energía eléctrica a partir de fuentes renovables en el Mercado Eléctrico Mayorista y de un borrador del “Contrato de Abastecimiento de Energía Eléctrica Renovable”.

En entrevista exclusiva para energiaestrategica.com, José Carlos Cueva, abogado y socio junior del estudio Beccar Varela, analiza el borrador del prepliego.

¿Qué consideración hace acerca de la decisión del Gobierno nacional de someter a observación pública el pliego licitatorio (prepliego) para que a fines de junio se lancen los definitivos, iniciándose así la Convocatoria Abierta para presentar ofertas? 

Entiendo que es una medida saludable, que puede mejorar la elaboración final de los pliegos, en la medida que recepten las observaciones que lo ameriten. Ya el decreto 1171/2003 de Acceso a la Información Pública incluye un «Reglamento Para la Elaboración Participativa de Normas», pero resultó de nula aplicación práctica.

En esta oportunidad, entiendo que la Administración busca evitar los resultados negativos de anteriores experiencias -Licitación GENREN, Resolución 108-, para obtener el objetivo final de desarrollo de la industria sobre bases legales sólidas, dando participación a todos los interesados. Los aportes de éstos, que impacten sobre beneficios comunes a toda la industria y diversas tecnologías de renovables, resultarán ciertamente de mucho valor. Pero también los comentarios impondrán a las autoridades la obligación y el esfuerzo de tener que tomar una decisión fundamentada al momento de descartar algunas observaciones e incluir otras. Todo esto en definitiva resultará en una versión mejorada de los pliegos. 

¿Cuáles son los puntos a destacar del prepliego?

Hay varios puntos destacables o que merecen comentarios.

En general, el prepliego ha sido elaborado minuciosamente, incluso contemplando actividades o instrumentos jurídicos vinculados a la actividad de generación propiamente dicha, como uso de la tierra para la instalación de la Central o la conexión al Sistema Argentino de Interconexión, que en otras oportunidades quedaban librados a la exclusiva responsabilidad del proyecto.

En esta oportunidad (posiblemente para asegurar la sustentabilidad del desarrollo de los proyectos a adjudicar), las Autoridades han avanzado no solo con requisitos de acreditación de avance en estos puntos, sino que, por ejemplo en relación a la conexión al sistema de transporte, han establecido los puntos de concretos de conexión, las pérdidas asociadas y las limitaciones.

El «factor de incentivo», decreciente en el tiempo y a aplicar al precio ofertado, aparece también como un incentivo positivo, tendiente a la pronta instalación de las centrales. 

Observo también que las Autoridades han sido bastante exigentes en cuanto a los requerimientos para calificar (por ejemplo, patrimonio neto de 500M US$/MW,  y experiencia en construcción y operación dentro de los últimos diez años), en la información a entregar, y en las garantías a constituir por los oferentes o adjudicatarios (50M US$/MW ofertado para Garantía de Mantenimiento de Oferta y 250M US$/MW comprometido para Garantía de Cumplimiento de Contrato).

Claramente las autoridades buscan solidez en las ofertas y en los proyectos, pero en la medida que toda la responsabilidad de performance recaerá en los proyectos, entonces podría haber menor exigencia en la información a entregar.  

Otro punto es el Precio Máximo de Adjudicación, que tendrá carácter secreto, cuando entiendo que un precio máximo fijado abiertamente en los pliegos y de antemano, que funcione como limitante de las ofertas, podría dar mayor certidumbre a los oferentes, a la vez que puede también cumplir con el objetivo de no adjudicar por sobre los valores que la Administración entiende prima facie que resultan inconvenientes y finalmente puede cumplir con el objetivo final de adjudicar los 100 MW de potencia.

Finalmente es destacable el compromiso del Banco Mundial de responder ante el FODER cuando éste cuente con fondos escasos para hacer frente al cumplimiento de pago de los contratos de abastecimiento que sean adjudicados y firmados con CAMMESA.

¿Se puede identificar algunos puntos que podrán ser motivo de observaciones y sugerencias por parte de privados?

Creo que cada desarrollador, operador, financista, etc. perfilará sus comentarios en función de sus intereses. Lo clave será ver la respuesta de las autoridades y qué comentarios incluyen finalmente en los pliegos definitivos.

En la medida que los aportes sean razonables, justificados y serios, y que la Administración los recepte de manera transparente y equitativa, será una buena señal para ésta y para las próximas licitaciones anunciadas en esta industria.