Energía Estratégica tuvo acceso al “Informe semestral de enero a junio de 2017 sobre el Mercado Eléctrico Mayorista Argentino”, que elaboró la consultora con casi un década en el mercado abocada a servicios de Gestión y Soluciones Energéticas para empresas: Signum Energy.

Sirviéndose de información oficial elaborada por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico, S.A. (CAMMESA) y la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), la consultora arribó a la conclusión de que el consumo eléctrico cayó durante el primer semestre de este año en un 3 por ciento con respecto al mismo período del 2016.

Sostienen que este resultado fue “motivado por un descenso sostenido de la demanda residencial (-10% interanual) en el último trimestre, lo que puede estar asociado a las mayores temperaturas registradas”. Señalan que la temperatura media del primer semestre del 2017 fue de 20°C, un 5 por ciento superior a lo registrado en el año 2016.

Por su parte, el sector industrial “tuvo un repunte de consumo en mayo y junio (+3,8% y +7,4%, interanual) respecto a los primeros meses del año”.

En cuanto volumen de demanda al Mercado Eléctrico Mayorista, durante el primer semestre se consumió 66.403 GWh (disminución de 2,3%), mientras que la energía generada fue de 68.280 GWh (disminución de 3,1%). “La diferencia del 2,7% entre Generación y Demanda se debe a las pérdidas originadas en la red de transporte y a las centrales de bombeo”, indica el informe.

De aquella cifra, “la categoría Residencial es la que concentra el mayor requerimiento de energía con un 41%, seguido con un 38% por la categoría Comercial y Medianos Usuarios y un 18% los Grandes Usuarios. El 3% restante surge de las pérdidas originadas en la red de transporte y a las centrales de bombeo”.

De acuerdo al estudio de Signum, “del análisis acumulado para los primeros 6 meses del año del 2017, el consumo de Gas Oil y Fuel Oil disminuyeron un 48% y un 34% respetivamente, comparado con el año pasado, mientras que el Gas Natural incrementó su utilización un 12% y el Carbón un 59%”. “Esto es producto de las mayores temperaturas registradas respecto al año 2016”, redundan.

Según la consultora, esta baja en combustibles líquidos contribuye a la caída de de los Costos de Energía Eléctrica del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

“Se puede observar que el costo de Energía en el MEM durante el segundo trimestre 2017 fueron similares a los del año 2016 (+7% abril, -5% mayo y +7% junio); mientras que el primer trimestre el incremento interanual fue del 30%. Como se comentó anteriormente, este invierno se redujo el consumo de combustibles líquidos, lo que explica que la variación interanual de los costos de energía del segundo trimestre sea de tan sólo un 6%, en contraposición con el incremento del 30% producido en el primer trimestre”, analizan.

Apuntan que de ello, el “concepto de mayor relevancia es el Sobrecosto Transitorio de Despacho (STD), cuyo costo promedio 2017 fue de 504 $/MWh y explica el 46% del costo total. Este cargo se ve fuertemente influenciado por el tipo de combustible utilizado para la generación de energía, lo que explica su incremento en época invernal por la utilización de combustibles líquidos, en remplazo del Gas”.

“Resulta importante destacar –continúan-, que a través de la Resolución ENRE 01/2016 que aprueba la quita de subsidios se incorporó para todos los clientes del Mercado Eléctrico Mayorista el Sobrecosto MEM importación Brasil en la facturación de CAMMESA y para aquellos clientes que tienen un contrato 511 por la demanda excedente, cuyo costo promedio durante el 2017 fue de 191 $/MWh”.

En cuanto a los costos aplicados sobre la demanda excedente, observan que “mediante la Nota SEE 111/2016 se eliminó en la facturación de los contratos Plus el Sobrecosto Transitorio de Despacho Adicional, que tuvo un costo promedio durante el año 2017 de 48 $/MWh y el Sobrecosto MEM importación Brasil”.

Análisis comparativo de tarifas eléctricas en Latinoamérica

Según su análisis durante el año 2016, la consultora destaca que los costos en la tarifa eléctrica de Argentina es de las más bajas en la región; “lo cual indica que aún se encuentra retrasada la transferencia del costo real de la energía a los Grandes Usuarios”.

Signum indica que el precio expresado en U$D/MWh depende principalmente de cómo se constituya la matriz energética de cada país, es decir la participación de cada una de las fuentes de generación, de la disponibilidad de combustibles fósiles, lo que impacta directamente en los costos de generación térmica, y la formación del precio dado por la metodología utilizada por cada plaza para el cálculo de las tarifas.

“Si tomamos como referencia comparativa los casos de Chile, Uruguay y Colombia vemos que el hecho de haber incorporado en forma considerable Generación Renovable a su matriz energética, no implicó un costo final menor”, concluyen.