“América Latina será un hotspot para la producción, el uso y la exportación de hidrógeno de fuentes renovables”

Annemieke Verrijp, embajadora del Reino de los Países Bajos en Argentina, Uruguay y Paraguay, socializó los planes de transición energética del gobierno neerlandés y se refirió a las oportunidades de cooperación internacional para el despliegue de hidrógeno verde.

Por sus 5299 ha de superficie y 42 km de longitud de muelles, el Puerto de Róterdam se destaca como la puerta de entrada comercial más grande de Europa. Hoy, este puerto comercial se posiciona como aliado clave para la incorporación de América Latina y el Caribe en la carrera del hidrógeno verde.

Para las importaciones europeas en el sector energético ya tiene un alto valor. En la actualidad, el 13% del total de la energía que se consume en la Unión Europea ingresa a través del Puerto de Róterdam y es por esto que la embajadora Annemieke Verrijp enfatizó que su actividad tiene un rol crucial en el proceso de la transición energética internacional.

“El puerto está realizando importantes inversiones en infraestructura para prepararse para los próximos años”, adelantó Verrijp.

¿Qué objetivos de transición energética se fijó el gobierno neerlandés? ¿Qué facilidades brindará Róterdam para el hidrógeno verde? ¿Qué lugar en la carrera del hidrógeno verde podrá ocupar América Latina y el Caribe? La embajadora respondió una a una estas preguntas en su disertación durante Foro Global de Hidrógeno Verde Bariloche 2023.

Partiendo de la premisa de que el objetivo central del gobierno neerlandés es reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 49% al 2030 y 95% en 2050, tomando como referencia registros de 1990; el mercado se está preparando para dar el gran salto.

«Este es un cambio bastante radical», valoró la embajadora.

Y es que aquello supone que al año 2050 el suministro de energía en Países Bajos debería ser completamente sustentable.

Es así que, su plan de transición energética se enfoca en impulsar dos pilares principales: eólica off shore y electrólisis.

En lo vinculado a la producción de hidrógeno verde local, aclaró que para 2025 prevén 500 MW de capacidad para refinación y procesos químicos y que en siete años la meta es alcanzar 4GW para uso industrial y para una red nacional de estaciones de carga de hidrógeno.

Ahora bien, para acelerar los esfuerzos de descarbonización de su economía, no todo sería producción local y ahí es donde entra en juego el rol del Puerto de Róterdam como puerta abierta a nuevas oportunidades de comercialización con América Latina y el Caribe como socio estratégico.

“Pretendemos para el 2025 que los Países Bajos y Europa compren hidrógeno verde de un conjunto diverso de países exportadores de hidrógeno dentro y fuera de la región. Hacia el 2050 se espera que la demanda de hidrógeno verde ascienda a 20 millones de toneladas, de las cuales Europa solo podrá producir un 50%, debiendo importar el restante 50%”, advirtió.

Aquellos temas fueron abordados la semana pasada en el marco de la Cumbre de Hidrógeno Verde en Róterdam con una convocatoria que superó los 10 mil participantes provenientes de distintas partes del mundo. En sintonía, se repitieron los mismos temas ayer en Bariloche, donde se llevó a cabo el Foro Global del Hidrógeno Verde 2023.

La elección de ambos escenarios no es menor y obedece a las grandes oportunidades de colaboración internacional que pueden sellarse entre Europa y América Latina y el Caribe en lo vinculado a este vector energético.

“América Latina y el Caribe puede estar en la vanguardia de la producción de hidrógeno verde y sus derivados, con uno de los mejores factores de capacidad de energía solar y eólica del mundo (…) y tiene el potencial de convertirse y ser socios relevantes para Países Bajos y resto de Europa”, confió Verrijp quien participó del Foro en Bariloche con pares embajadores de otros países europeos.

Valiéndose de datos de un informe realizado por la consultora HINICIO hace dos años, Verrijp señaló que esta región se considera un hotspot para la industria del hidrógeno considerando los bajos costos, disponibilidad la demanda y ubicaciones favorables.

“América Latina será un hotspot para la producción, el uso y la exportación de hidrógeno de fuentes renovables”.

Para lograrlo, se debe afrontar una serie de retos que -de acuerdo con Verrijp- inician con la determinación de una hoja de ruta y un plan de infraestructura que permitan primeramente conectar los puntos de producción con los hubs de exportación.

Afortunadamente, países como Brasil, Chile, Colombia, Uruguay y Panamá ya están dando pasos firmes para que ello suceda y que la región no se quede atrás en la carrera del hidrógeno verde y las cero emisiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *