Ambientalistas sostienen que «la construcción de las represas en Santa Cruz no debe continuar»

Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Aves Argentinas, Banco de Bosques, Flora y Fauna, Fundación Naturaleza para el Futuro (FuNaFu) y Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) reclaman al Estado Nacional la suspensión de la construcción de las represas del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic sobre el lecho del río Santa Cruz, ubicado en la provincia homónima y […]

Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Aves Argentinas, Banco de Bosques, Flora y Fauna, Fundación Naturaleza para el Futuro (FuNaFu) y Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) reclaman al Estado Nacional la suspensión de la construcción de las represas del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic sobre el lecho del río Santa Cruz, ubicado en la provincia homónima y último río glaciario de la Patagonia que corre libre desde la cordillera hasta el mar.

Ante la noticia de ayer, difundida en diario La Nación, sobre la renegociación del Gobierno argentino con la República Popular China por el avance de las obras, la coalición formada por las organizaciones mencionadas considera que existen tres razones fundamentales por las cuales debe desestimarse este proyecto que no cumple, desde su origen, con procedimientos transparentes, mecanismos de participación pública y un análisis adecuado de los posibles impactos ambientales que una obra de tal magnitud puede ocasionar al ecosistema. Además, no resulta un proyecto prioritario y no está en línea con los compromisos asumidos por Argentina en el Acuerdo de París para atender la problemática del cambio climático global.

1.Carencia en la justificación energética y económica

Las grandes represas no son consideradas energías renovables porque tienen un alto impacto sobre el ambiente natural y una escasa vida útil por acumulación de sedimentos, dejándolas inoperables. Además su productividad o factor de planta sería del 34% (comparada con Yacyretá que tiene un 71%), y sólo el 43% de la energía que generarían podría ser aprovechada por la capacidad de los tendidos eléctricos actuales. En su diseño se desconoció, asimismo, la importancia estratégica del proyecto en un marco de análisis integral e interministerial, como también, el costo real de los MW generados y cómo y quién lo pagaría.

La Canciller Susana Malcorra manifestó asimismo que el proyecto de las represas de Santa Cruz será menos ambicioso que lo presupuestado, pero que se logrará. En esa línea, se informó que las represas en cuestión pasarán de tener 11 a 8 turbinas, se reducirá el monto de la obra de US$ 7600 millones a US$ 4000 millones, se aplazarán los tiempos de la misma y que la provincia de Santa Cruz obtendrá un 12% de regalías por la energía transportada al país, aunque el Estado Nacional mantendrá la propiedad de las obras. Esto visibiliza que el proyecto hidroeléctrico responde meramente a compromisos financieros con otra nación para evitar una eventual situación de cross default, más que por genuinas prioridades energéticas y ambientales, consensuadas estratégica y participativamente entre todos los argentinos.

2.Impacto socio-ambiental

Dentro de la comunidad científica, existe consenso al afirmar que la construcción de represas es una de las mayores causas de disrupciones en los flujos de agua. Al mismo tiempo, son factores destructivos primarios del hábitat acuático, contribuyendo sustancialmente a la destrucción de pesquerías, la extinción de especies y la pérdida generalizada de servicios ecosistémicos de los cuáles depende la economía humana. Un informe sobre impactos particulares del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic realizado por la Administración de Parques Nacionales destacó el riesgo en la pérdida de la biodiversidad, comunidades limnológicas, así como de valores culturales, debido a la pérdida de información arqueológica y patrimonio paleontológico.

Un complejo hidroeléctrico como éste convertiría al río Santa Cruz en grandes embalses artificiales, devastando un ecosistema irremplazable como el área de influencia del Parque Nacional Los Glaciares (declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) que alberga los glaciares Perito Moreno y Upsala, y el Parque Nacional Monte León. Asimismo, la confluencia y desembocadura de los ríos Chico y Santa Cruz ha sido declarada como AICA (Área de Importancia para la Conservación de las Aves). El sitio es clave como lugar de invernada para el críticamente amenazado macá tobiano (Podiceps gallardoi), ave endémica de la Argentina registrada sólo en la provincia de Santa Cruz y declarada Monumento Natural Provincial.

3.Déficits en materia de transparencia e información pública ambiental

El proyecto se encuentra viciado desde sus inicios, caracterizándose por una preocupante y sistemática ausencia de información vital, impidiendo al proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) cumplir con sus fines preventivos y precautorios y violando las previsiones de las leyes General del Ambiente (25675), de Protección de Glaciares (26639) y de Parques Nacionales (22351). Esta clase de deficiencias le fueron planteadas por sendas acciones judiciales a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la cual recientemente exhortó al Estado a que informe si se han llevado a cabo estos estudios, previo a la construcción de las represas.

Entre las irregularidades más notables se destacan principalmente dos: la falta de un proceso de adjudicación transparente, realizado previo a la aprobación de la construcción, violando además el procedimiento administrativo de EIA, ya que se inició meses antes de realizar un estudio que permitiera evaluar adecuadamente los efectos de la obra en el ambiente y la comunidad; y la instancia defectuosa de participación ciudadana que impidieron una real y genuina contribución del público, haciendo que dicho ejercicio quedara reducido a un mero formalismo.

Ayer se informó públicamente que se avanzará, en lo inmediato, con las obras de ingeniería y quedará habilitado sin más trabas el resto de la línea de créditos chinos, avivando otro debate que es el rol del financiamiento extranjero, en este caso chino, en nuestra economía. Pareciera que la presión para realización de las obras excede las necesidades nacionales para enfrentar la crisis energética y este proyecto sería un bastión en la Asociación Estratégica Integral. En efecto, en respuesta desde el gobierno de China se advirtió que frenarían otros convenios acordados a partir de julio de 2014, entre los que se encuentran las obras para las centrales nucleares y un swap financiero, herramienta para estabilizar el tipo de cambio y de esta manera fortalecer el nivel nacional de reservas.

En definitiva, se avanza aun cuando no atravesó el proceso jurídico-administrativo de la EIA y Evaluación Ambiental Estratégica. Hoy se desconocen los potenciales daños que las represas podrían generar, incluso con el nuevo diseño. El indicar que por el simple pase de 11 a 8 turbinas, se evitará que la potencia de las represas impacte en el ambiente es, por lo menos, una irresponsabilidad del Estado Nacional.

Más información en: http://awsassets.wwfar.panda.org/downloads/documento_de_posicion_represas_final_05_05.pdf

6 Comentarios

  1. andres repar

    Me sorprende que las organizaciones ambientales no utilizen en todo el articulo un termino clave en la legisalcion ambiental y todo EIA que es la mitigacion. Por otro lado meterse en definir si es o no un aprovechamiento prioritario. De donde sale ese planeamiento ? Con que evaluaciones hacen sentencias lamentables de tan poco nivel tecnico hidrologico y electrico? Que derecho posee la Fundacion Vida Silvestre de vetar una obra de años de estudios? Por que se presume sin datos relevados ciertos de la afectacion de la vida de los pajaros que habitan en la zona del rio Santa Cruz, donde solo un porcentaje de su recorrido se ampliara con dos lagos de tamaño discreto. Acaso no vuelan ellos de un lado a otro? Los lagos permitiran en un medio falto de agua y desertico una mayor vida biologica y una adquisicion socio-ambiental ventajosa de sus orillas ampliadas. Es claro que en el articulo se perciben tambien comentarios insidiosos del tipo politico ideologico que denostan una obra que es motivo de desarrollo, asentamiento laboral e industrial en la Patagonia lejana, necesaria de ser integrada…

    Responder
  2. Ing. J.I.P.González

    El comentario de que a las grandes obras hidroeléctricas no se las considera energías renovables no tiene ninguna base científica. Las grandes obras hidroeléctricas son energías renovables 100%.

    El único estudio que indica lo contrario fue hecho sobre una represa en Brasil que menciona que se producen emisiones de metano en la represa. Faltaría agregar a ese estudio que las emisiones de metano son naturales y atribuibles al río. Y que existen con represa o sin ella.

    Que los diques duran pocos años es otro comentario que no tienen ningún apoyo en la realidad. Los diques de las línea del Comahue se estima que con adecuado mantenimiento pueden más de 100 años, y NO acumulan sedimentos. En la Argentina tenemos diques que tienen más de 50 años.

    Cualquier otra alternativa dura menos. Plantas eólicas, solares, térmicas, atómicas.

    Suponer que no tiene justificación energética solo se puede decir cuando se desconocen los problemas energéticos.

    Es cierto que el factor de planta será del 34%, pero es más o menos igual al de la mayoría de los diques que hay en el mundo. Los parques eólicos en la Argentina pueden tener un factor de planta más alto. Pero en el mundo tienen algo parecido a ese 34%. Pero no se puede penetrar en las redes con energía eólica o fotovolatica más allá de un 15 a 20%, porque son energías de alta inestabilidad, y las redes no lo resisten.

    Los diques con represa en cambio podrían operar el alimentando el 100% de la energía con perfecta regulación. No estoy promoviendo que se haga eso. Solo estoy mencionando las características de regulación que tienen las diferentes plantas de energía.

    El hecho de que Yaciretá tenga un factor de planta de 71% tiene que ver con las características del río. Se trata de un río de llanura, y con un flujo de agua relativamente constante. Pero ya que lo toman como modelo, generó un impacto mucho mayor que el que generan todas las obras hidroeléctricas juntas del sur Argentino.

    Decir que solo se va a usar el 43% porque no hay red de transporte, se puede decir de cualquier emprendimiento energético. Sin red de transporte no se puede usar la energía. Pero es un argumento malicioso.

    Se ha previsto que el Lago Argentino no se vea afectado por la cota del dique. El diseño está hecho de forma que nadie en el Parque Nacional los Glaciares o en Lago Argentino se daría cuenta de que aguas abajo hay un dique.

    Es cierto que van a aparecer dos lagos artificiales, en un lugar donde no hay ninguna población, y donde la mayoría de los que hablan de esto no han recorrido nunca. El impacto social será positivo si permite que existan algunas poblaciones en el lugar, o que se agreguen nuevos empredimientos turísticos.

    Recorrí ese río desde la desembocadura hasta El Calafate, y no hay ninguna población en todo el recorrido. Ni siquiera es posible recorrerlo sin asistencia externa. Es un viaje de tres días.

    Por último hay que comparar esta forma de producción de energía con otras alternativas y hay que comparar los impactos negativos con los positivos. Estas obras son las que menos impacto tienen y más en una zona así. La tasa de retorno energético de estas obras es la más alta entre todas las plantas de producción de energía.

    El informe que mencionan es completamente sesgado. No tiene base científica. No hay nadie que se haga responsable. Se basa en notas de medios de información y en opiniones.

    Por supuesto cualquier obra humana tiene un impacto. También generan impactos los animales, los bosques, la vegetación. Según esta visión sesgada los impactos de los seres humanos no deberían existir. Solo por existir y respirar emitimos millones de toneladas de CO2 a la atmósfera por año.

    Tienen mayor impacto ambiental 1000 obras hidroeléctricas de 1 MW, que una obra hidroeléctrica de 1000 MW. Y no solo tienen mayor impacto ambiental en la construcción. El mantenimiento y operación de las mismas, generará durante toda su vida útil mayores requerimientos energéticos y en consecuencia emisiones, mayores cantidades de combustible para transporte de personas y bienes, mayor cantidad de acero hormigón y movimiento de tierras, y en consecuencia mayores impactos ambientales. Y van a cumplir un solo requisito que es generar energía eléctrica. No van a facilitar el riego, no van a regular las crecidas, se va a requerir energía de respaldo en mucha mayor cantidad justamente porque son obras que trabajan con poca o ninguna reserva. Y el respaldo tiene mayores costos ambientales.

    España que es uno de los países que más ha crecido en energías alternativas, ha tenido que crecer a la misma velocidad con centrales ciclo combinado para respaldo, que generan emisiones y casi no generan energía. El factor de planta medio de esas Centrales de Ciclo Combinado es del 9%.

    Es el costo que hay que pagar cuando se crece en energías alternativas y no se acumula energía.

    Con respecto a la renegociación de los contratos es razonable que se renegocien ya que pesan sobre ellos un mar de dudas.

    Saludos

    Responder
  3. Eduardo Gonzalez Peña

    Y como nos regulamos con la megaminería…. ya tuvimos un derrame de solución cianurada de la mina Veladero en uno de los afluentes del río Jáchal.
    De esto no se habla.

    Responder
  4. Jorge Daniel Ragno

    El EIA se realizo por la Consultora Seman y Asoc. . Se realizaron las consultas públicas, se hizo un estudio del Caudal con Represas y sin Represas en la desembocadura del Lago Argentino hacia el Río Santa Cruz, hecho por la Universidad de Córdoba por el Ingeniero Hidráulico Daniel Farías de Santiago del estero . EL EIA se aprobó y esta disponible en la red. Ver Página de la Provincia de Santa Cruz.

    Responder
  5. Dario PISTACCHI

    Leyendo los comentarios que anteceden poco se puede agregar. Sólo diré que antes de entrar a investigar la exactitud de los conceptos vertidos en la crítica a la construcción de estas represas tuve la impresión de estar ante una declaración de principios de corte fundamentalista que ataca la concreción de estas represas desde un lugar ajeno a un análisis plural de costos y beneficios nacionales y regionales, cambio de nuestra matriz energética, contaminación del medio ambiente y compromisos de política exterior asumidos por la Argentina en diciembre pasado respecto al uso de energía «limpia». Por lo contrario, me pareció una postura rígida e irreductible basada sólo en dogmas compartidos por algunos grupos minoritarios.

    Responder
  6. JORGE LUIS GAVOTTI

    Las represas hidroeléctricas por la gran potencia que generan son la mejor forma de obtener energía eléctrica de todas las posibles. El lago que forman aumenta la flora, la fauna y la biodiversidad, las actividades deportivas náuticas y la reserva de agua dulce. Las plantas atómicas y térmicas son muy contaminantes y peligrosas. Las eólicas y solares son de poca potencia. El futura de la patria se edificará en base a la energía y no prever el aumento de la demanda es un grave error. El oponerse a su construcción impedirá el progreso de nuestra nación.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com