En el marco de una conferencia de energías renovables que reunió a referentes del sector en Latinoamérica, Walter Lanosa, CEO de GENNEIA, compartió la visión de los empresarios en Argentina con respecto a la necesidad de lanzar este año las licitaciones de líneas de transmisión y opinó desde la perspectiva y experiencia de su empresa acerca de las subastas para el abastecimiento de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

En un primer momento cuando se le preguntó sobre el desarrollo de las renovables en relación a las líneas de transmisión en el país, declaró que para él, “el punto más débil que tiene una proyección con FITBA (Fondo Fiduciario para la Inversión en Transmisión en la provincia de Buenos Aires ) en el programa de incorporar más energías renovables, tiene que ver con las ausencias de planes de transmisión que se ejecuten en el tiempo”.

El gobierno anunció el año pasado que se lanzarán este año dos licitaciones para aumentar la transmisión, esto motivado en parte para permitir el desarrollo de las energías renovables. Del lado de los empresarios de esta industria, se escucharon voces que lejos de la impaciencia están a la espera pero hablan de una necesidad de que esto se concrete rápidamente: que se lance, que se adjudique y que se ponga en marcha, porque sería momento de empezar.

En relación a esto el problema que identifica Lanosa, en las próximas rondas de RenovAr o en cualquier desarrollo de renovables que se quiera hacer, es que “los desarrolladores de proyectos se enfrentarán con cada vez menos espacio para poner en marcha los proyectos que tengan capacidad de producción”. Además, identificó otro punto de vista para analizar el futuro de los precios en renovables en el país.

Lea también: «El parque eólico de Genneia en Provincia de Río Negro será inaugurado en 2019»

“Creo que puede haber una contratendencia incluso hasta de precios, porque evidentemente si [en el futuro] la producción del parque que voy a poner en funcionamiento va a tener menor capacidad de producción [porque no iría a haber líneas para poner más capacidad], veo difícil que la tendencia de precios que se pretende siga siendo por lo menos estable y no sé si vaya a la baja. La veo dificil”. De allí es también la urgencia de que el sector empresario expresa frente a la necesidad de lanzar las licitaciones de líneas de transmisión, para proyectar ofrecer parques con mayor capacidad, con posibilidades de expansión.

Los comentarios que fueron pronunciados por el CEO de GENNEIA en el panel que analizaba las tendencias y el desarrollo de las subastas de renovables en Latinoamérica continuaron hacia ese tópico, las subastas y la factibilidad de sus proyectos. Lanosa opinó partiendo de la perspectiva de su compañía que viene trabajando en energías renovables desde los primeros proyectos de renovables en el país y habló sobre las soluciones a los riesgos que vienen anticipando en los proyectos.

Para minimizar los riesgos que hay, han buscado más que nada soluciones financieras. “Primero, la compañía tuvo, entre principios de 2017 y este año, un aporte de parte de sus accionistas que superan los 100 millones de dólares, que han servido para apalancar los proyectos. En una segunda etapa, hemos salido al mercado internacional y hemos obtenido 500 millones de dólares con un financiamiento corporativo, que han permitido que hoy todos los proyectos de la compañía estén en ejecución”. Para completar esa confianza en la inversión que realizaron sus accionistas y el mercado internacional, además agregó que desde hace un año, iniciaron el proceso de un Project Finance.

Lea también: «Genneia emitió un bono por u$s 150 millones para financiar parques eólicos»

Por otro lado y finalizando con sus aportes sobre subastas de renovables en Argentina, Walter Lanosa compartió la visión de la compañía, que se suma a la de muchas otras, al sugerir que cuando los proyectos no se cumplan llegada su fecha de COD, estos sean sancionados. En este sentido, dijo que GENNEIA privilegia competir contra empresas serias que con “audaces aventureros” que ofertan precios que, al caerse sus proyectos, son valores incomprobables que probablemente no hayan estado adecuados a la realidad del país.