AGER advierte tres retos para abordar de cara a la licitación a largo plazo en Guatemala

El sector privado plantea mejorar algunos aspectos para atraer a más inversionistas que permitan una mayor competitividad en el mercado eléctrico. 

Crecen las expectativas para el despliegue de energías renovables a partir de la Licitación Abierta PEG-4-2022 en Guatemala. Los interesados en este mecanismo aún pueden adquirir los pliegos para aplicar a vender potencia y energía eléctrica en el periodo del 1 de mayo del 2026 al 30 de abril del 2041.

Si bien el proceso pretende la contratación de 235 MW, este sería el puntapié inicial para próximas convocatorias que movilice más capacidad instalada. El Plan de Expansión del Sistema de Generación 2022-2052 ya plantea elevar el parque actual un 77% (ver más) en dos décadas.

¿Qué necesita Guatemala para lograr más inversiones en energías renovables? Desde la Asociación de Generadores con Energía Renovables (AGER) plantearon en su 15° edición de Futuro Renovable tres retos por abordar.

“La certeza jurídica (respetando los acuerdos previos), la reglamentación del Convenio 169 de la OIT para pueblos indígenas y tribales, y la simplificación de trámites que reduzca el tiempo que se requiere para autorizar centrales de generación”, fueron los asuntos que indicaron que es preciso resolver.

En resumen, precisaron que cinco objetivos clave para alcanzar la certeza jurídica en Guatemala radican en la eficiencia (a través de trámites rápidos y costo-eficientes), efectividad (aplicación de incentivos y normas para promoción de la inversión), responsabilidad (instituciones definidas para la promoción y gestión de las inversiones), transparencia (reglas claras) y estabilidad (perdurabilidad de dichas reglas).

Respecto al Convenio 169 de la OIT para pueblos indígenas y tribales, se refirieron a una necesidad de acercamiento a las comunidades y una consulta previa más participativa sobre los proyectos de generación a desplegarse en determinados territorios. De allí, es que una propuesta es que el diálogo podría ser iniciado por el sector público y continuado por la iniciativa privada a cargo de los activos de generación para garantizar su sostenibilidad a largo plazo.

Finalmente sobre simplificación de trámites, desde AGER subrayaron la importancia de pusieron el foco en facilitar las gestiones en cada entidad involucrada con voluntad política y unificación de criterios para acelerar la puesta en operación de proyectos de generación renovable.

Resolver estos tres asuntos permitiría elevar las proyecciones de incorporación de nueva capacidad renovable en escenarios business as usual. Por lo pronto, el Plan de Expansión del Sistema de Generación 2022-2052 propone la adición de al menos 905.8 MW de grandes hidroeléctricas, unos 35 MW de GDR hidroeléctricos (menores a 5 MW), 356.5 MW geotérmicas, 310 MW solares, 330 MW eólicos y 15 MW de biogás (ver más).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *