El funcionario estatal explicó que todos los planes que se podrían concretar el próximo año, serán sometidos a una consulta popular en las comunidades como lo marca la ley, con el objetivo de que no sean considerados como “proyectos de muerte” a fin de que se den a conocer los beneficios para la población y no para las autoridades locales, ni a un grupo político.

En entrevista posterior a la entrega de las mil patrullas a la secretaría de Seguridad Pública, advirtió que no apoyarán ningún plan que afecte a las comunidades indígenas ya que hacer un “gobierno consiente” es bases de la administración estatal que encabeza el mandatario Miguel Barbosa Huerta.

“Les puedo decir que ahorita tenemos en base 28 proyectos, en su momento se irán aterrizando y estamos en un proceso de análisis desde un punto económico, social y de viabilidad porque se pueden soñar, pero el chiste es que los proyectos que comenzamos a aterrizar tengan todos los atributos para beneficio de la ciudadanía”, sostuvo Rodrigo Osorio Díaz, titular de la Agencia Estatal de Energía.

Osorio Díaz, subrayó que la ubicación geográfica y la riqueza natural de la entidad poblana fue lo que llamó la atención de los inversionistas para venir a instalarse a Puebla, además de que ya se genera energía eólica y geotérmica al sur de la entidad, están instalados los ductos de Pemex y la capacidad hidroeléctrica en la Sierra Norte de la entidad.

Fideicomiso beneficiará a comunidades

En este sentido especificó que en el decreto de la creación de la Agencia Estatal de Energía, se estipuló un “fideicomiso del bienestar” para que el 2 por ciento de lo recaudado por la instalación de los proyectos se les entregue a las comunidades indígenas para la construcción de escuelas y parques.

Además de que tienen el macroplan para la generación de energía, es decir 150 megawhats para las regiones que no tienen con la suficiente potencia, para que estos proyectos le den “salud” al nodo, es decir a la base de infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).