Ayer, AES Gener recibió la noticia de que su proyecto eólico Quebrada Seca fue admitido por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). De este modo, el emprendimiento entró en calificación, a la espera de ser aprobado.

Un aspecto interesante de esta iniciativa es que contendrá aerogeneradores de alrededor de 7 MW de potencia. Serán un total de 38 máquinas que sumarán, en conjunto, 266 MW, detalla la empresa.

Cada turbina se instalará a una altura aproximada de 170 metros (que es lo que medirán las torres) y la longitud de cada aspa será de 85 metros. Es decir que cada aerogenerador, del piso a lo más alto, medirá 255 metros.

De acuerdo a lo planificado por AES Gener, el mega parque eólico empezará a construirse en junio del 2022. Se espera que para mayo del 2024 la obra esté terminada y que en junio de ese año ingrese en funcionamiento.

El proyecto, que se emplazará en la comuna de Ovalle, Región de Coquimbo, requerirá de 400 millones de dólares de inversión.

Este valor no sólo contempla obras complementarias, como una red colectora de media tensión, una subestación elevadora, instalaciones anexas que permitirán evacuar la energía generada, edificio de control, bodegas, caminos internos y caminos de acceso que permitirán el tránsito durante la construcción, operación y cierre, y una instalación de faenas para la construcción del parque, sino también un soporte de baterías.

Se trata de un sistema modular de almacenamiento de energía en base a baterías (BESS), típicamente de ion litio, el cual se estima utilizará una superficie aproximada de 3,5759 hectáreas.

Este sistema se conectará vía conversores bidireccionales y transformadores elevadores a la barra de media tensión del parque eólico.

¿Con qué propósitos AES decidió incorporar almacenamiento al proyecto? Según explica la propia empresa, las baterías permitirán capturar cierto volumen de energía eléctrica, según las condiciones operacionales de Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y del parque eólico, para luego inyectarla cuando sea necesario de acuerdo con los requerimientos técnicos y económicos del Coordinador Eléctrico Nacional, para así optimizar el uso del recurso energético renovable y dar mayor seguridad y calidad de suministro al sistema.